Santo en la Web y en la Red

23 de febrero, 2024

Japón. Terremoto de 7,6 grados. Derrumbe de casas y edificios. Hay personas atrapadas bajo los escombros.

Pidieron a la población que evacuen y busquen refugio.

Un fuerte terremoto afectó el centro de Japón y la zona occidental de su costa, provocando que una parte de su población deba evacuarse, dejando sin suministro eléctrico a miles de casas e interrumpiendo vuelos y los servicios ferroviarios en esa región.

Se registró una larga serie de sismos, con un terremoto que alcanzó una magnitud de 7,6. Los fenómenos se reportaron principalmente en la península de Noto, en la prefectura de Ishikawa.

Medios japoneses, como la cadena NHK, informaron de que se temía que dos personas hubieran muerto tras el sismo, lo cual aún no fue confirmado. Sin embargo, hubo derrumbes que dejaron atrapadas al menos a 6 personas, dijo el portavoz del gobierno de Japón, Yoshimasa Hayashi.

También se emitieron numerosos informes de casas derrumbadas y llamadas de auxilio de residentes atrapados en las ciudades de Wajima Suzu, y los pueblos de Anamizu Noto.

La Agencia Meteorológica de Japón había emitido alertas de tsunami para las prefecturas costeras de Ishikawa, Niigata y Toyama, pero más tarde fueron suspendidas.

Yoshimasa añadió que varias viviendas “quedaron destruidas y se han enviado unidades del ejército para ayudar en las operaciones de rescate“. Por su parte, Toshihiro Shimoyama, a cargo de la Agencia Meteorológica del país asiático, dijo que pronto podrían producirse más temblores fuertes en la zona, donde la actividad sísmica se ha mantenido latente durante más de tres años.

El terremoto provocó olas de alrededor de un metro en algunas zonas de la costa. Las autoridades informaron que en otros lugares podrían alcanzar una altura de más de cinco metros.

Según señaló la compañía eléctrica Hokuriku Electric Power, más de 36.000 hogares se quedaron sin luz en las prefecturas de Ishikawa y Toyama.

Además, los servicios de trenes de alta velocidad a Ishikawa han sido suspendidos y la aerolínea japonesa ANA obligó a los aviones que se dirigían a los aeropuertos de Toyama e Ishikawa que regresaran.

Por otro lado, la Autoridad de Regulación Nuclear de Japón afirmó que “no se confirmaron irregularidades en las centrales nucleares situadas a lo largo del mar“, incluidos los cinco reactores activos de las centrales de Kansai Electric Power Ohi y Takahama, en Fukui.

La mayoría de los 54 reactores de la isla están fuera de servicio tras la catástrofe nuclear de Fukushima en marzo de 2011, cuando tuvo lugar un terremoto de magnitud 9 y un tsunami devastador que acabó con la vida de casi 17.000 personas.

Seguir leyendo