Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 7 de agosto, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Juan Carlos rey Emérito de España. Fiel a la tradición de los Borbones es el más infiel de la legendaria familia.

La mas respetada de todas sus «compañeras sentimentales» Marta Gaya . Más de 20 años de relación y el silencio más absoluto. La Reina Sofia más sola que Trump en el día del Amigo.

Marta Gayá fue durante años el gran amor del rey Juan Carlos y siempre ha destacado por su discreción y fidelidad al emérito. Fue una de las relaciones más prolongadas del Rey Juan Carlos. Se conocieron en el Club de Mar de Mallorca, donde coincidía la alta sociedad de la isla.

En su momento fue la revista francesa Point de Vue y la italiana Occhi las que publicaron esta relación a principios de los años noventa.

Los rumores habían empezado a correr por las redacciones de los medios españoles. Una crisis del Gobierno de Felipe González, que se vió obligado a sustituir a su ministro de Asuntos Exteriores, develó una notoria ausencia del rey emérito, cuya firma era necesaria para el nuevo nombramiento.

Se dijo que estaba en Suiza, descansando, pero la realidad es que estaba con «su compañera sentimental», como la denominaba la prensa extranjera, Marta Gayá.

Poco después Gayá aparecía en una portada española bajo el titular «la dama del rumor». Lo que hasta entonces conocían solo uno o dos de sus íntimos pasó a ser de dominio público y Gayá empezó a viajar al extranjero, aunque mantuvo su finca de Mallorca, su departamento en el paseo marítimo de Palma y otro elegante ático en Madrid.

Fue el príncipe Zourab Tchokotoua, amigo de la infancia del rey Juan Carlos desde que coincidieron en el mismo internado de los Marianistas de la ciudad suiza de Friburgo, quien se acercó una noche a Marta, en el Club del Mar, para decirle « hay un amigo mío que te quiere conocer»: se refería al rey Juan Carlos.

Su relación duró largos años y don Juan Carlos pudo contar siempre con la absoluta discreción de ella.

En unas grabaciones del CESID, efectuadas por aquella época, don Juan Carlos declaraba, en una conversación con su amigo Josep Cusí, que no estaba dispuesto a rectificar en su relación porque nunca había sido «tan feliz».

Marta, hija de un conocido empresario inmobiliario de la isla, tiene hoy 74 años.

Estaba divorciada del ingeniero malagueño Juan Mena con el que estuvo casada tan solo cuatro años. No tuvieron hijos. Empezó a frecuentar a la alta sociedad mallorquina desde los tiempos de alumna en el Colegio del Sagrado Corazón.

Estudió decoración e interiorismo en Barcelona, pero nunca ejerció de forma profesional, aunque asesoró a algunos amigos a la hora de montar su despacho o alguna casa.

Tras la separación, Marta empezó a moverse por la noche mallorquina y entró en el círculo más cercano a don Juan Carlos.

En Mallorca, se la ha visto en bodas como la de Martina Jáudenes, ahijada de Felipe VI, o en la fiesta de verano que celebran todos los años los Völkers. También es frecuente verla, en el puerto de Palma a bordo de su barco o cenando en un restaurante de la zona de Cala D’or, la más exclusiva de la isla.

Al parecer, la relación entre Marta Gayá y el rey emérito se estrechó de nuevo cuando, en 2016, Corinna Larsen salió de la vida de don Juan Carlos.

A diferencia de la exprincesa alemana, Marta ha sido siempre una tumba respecto de su relación con el rey emérito.

Nunca se ha pronunciado sobre ella su lealtad ha sido absoluta.