Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 6 de agosto, 2021
Info

Juan Carlos Rey emérito de España. No festeja más su santo.

Las razones que llevaron a la Casa Real para tomar la decisión.

Durante años, el santo del rey Juan Carlos Había menos posibilidad de frivolidades como sí sucedía el 24 de junio, el día del santo de su majestad, con la recepción en los jardines del Palacio Real.

El Campo del Moro se convertía en un desfile de la llamada sociedad civil donde dejarse ver era lo importante.

La familia real al completo recibían. Tras el besamanos, los invitados se dispersaban por el jardín donde se servía el cóctel, supervisado hasta el último detalle por el tabernero José Luis Solaguren, que así le gustaba que le llamaran.

Además de encargarse de que todo estuviera perfecto, José Luis se convertía en el sostén moral de don Juan Carlos, que, cuando estaba cansado, se apoyaba disimuladamente en el brazo.

Hasta 1992, año en que dejó de celebrarse en Madrid. Una decisión marcada por el prudente general Sabino Fernández Campo, jefe de la Casa de Su Majestad.

Esa última recepción se convirtió en una comedia.

En ese jardín coincidían matrimonios en proceso de divorcio, amantes despechadas, maridos engañados, amistades peligrosas del anfitrión un listado de invitados que recreaban ese vodevil en la onomástica del jefe del Estado.

El matrimonio real tampoco pasaba por su mejor momento y los Reyes iniciaban ya caminos diferentes en el plano afectivo.

Todos estos ingredientes mezclados convertían el santo del Rey en un cóctel explosivo.

Un escándalo que traspasó la frontera de las revistas para pasar a titulares de periódicos nacionales y extranjeros.

El desfile de estos personajes, unidos y desunidos por temas amorosos, se ampliaba con nombres del mundo empresarial

Ese 24 de junio de 1992 fue el último en que se abrió el Campo del Moro para la onomástica real.

La razón oficial era la abultada agenda de Su Majestad y por lo tanto había que suprimir el festejo.

La contradicción es que en años sucesivos se siguió celebrando en diferentes capitales de España.r