Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 22 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Info

Juan Carlos rey emérito de España. Su ex amante Corinna Larsen hizo investigar a 14 amigos del ex monarca.

Por los servicios de una agencia de detectives suizos pagó 125 mil 686 euros.

La agencia de detectives suiza Alp Services llamó a la investigación Mambo.

La clienta que hizo el encargo y figura en las facturas es la consultora alemana Corinna Larsen, expareja de Juan Carlos I, beneficiaria de la donación de 65 millones de euros que el entonces Rey recibió en 2008 de Arabia Saudí, y que ahora mantiene un pleito por acoso contra el exmonarca en los tribunales británicos, según informó El País de España.

El objetivo investigar a 14 empresarios amigos del anterior jefe del Estado. Entre ellos figuran el banquero Juan Carlos Escotet o los ejecutivos Alberto Alcocer y Alberto Cortina. Tres de los investigados –Álvaro de Orleans, Allen Sanginés Krause y Joaquín Romero Maura– están relacionados con las pesquisas judiciales en Suiza y en España sobre el patrimonio de Juan Carlos I, recientemente archivadas.

La expareja del rey emérito pagó supuestamente por estos servicios 130.000 francos suizos (125.686 euros), según la factura que, el 19 enero de 2021, emitió Alp Services a Larsen a su domicilio londinense.

Entre los servicios que facturó Alp Services figura también una investigación sobre Casimir Z. S. W., nombre e iniciales que coinciden con Casimir zu Sayn-Wittgenstein, el aristócrata alemán y exmarido de Larsen. La pareja tuvo un hijo, Alexander, de 19 años.

El contrato de Larsen, de 58 años, con la agencia de detectives se firmó poco después de que el fiscal suizo Yves Bertossa la imputara, en 2018, por un presunto delito de blanqueo de capitales al recibir la donación de los 65 millones de euros que Juan Carlos I ocultaba en una cuenta del banco Mirabaud & Cie, en Ginebra. En esa banca privada suiza, Larsen y su madre disponían de otras cinco cuentas. Entre los encargos que la consultora dio a Alp Services figura “arruinar” la reputación de Bertossa, que finalmente archivó el caso el pasado diciembre.