Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
sábado 31 de octubre, 2020
Info

La guerra que desespera. Armenia acusa a Turquía.

Miles de muertos civiles.

El Gobierno de Armenia acusó a Turquía de ser responsable de la actual guerra que combate con Azerbaiyán en la región separatista armenia Nagorno Karabaj, un conflicto ya lleva miles de muertos.

Hubo numerosos e infructuosos llamados internacionales a una tregua.

El primer ministro armenio, Nikol Pashinian, aseguró que «sin el compromiso activo de Turquía, esta guerra no hubiera empezado» y se mostró confiado en que «si la situación lo exige, Rusia cumplirá con sus obligaciones», como su aliado militar.

Armenia y Turquía mantienen una histórica rivalidad por la negativa de este último de reconocer el genocidio del Imperio Otomano contra la minoría armenia.

El canciller turco, Mevlut Cavusoglu, visitó a su aliado, Azerbaiyán, y llamó al mundo a «estar del lado de los que están en su derecho, es decir del lado de Azerbaiyán».

Desde Bakú, la capital azerbaiyana, el canciller turco ofreció una conferencia de prensa con su par local, Ceyhun Bayramov, y criticó a aquellos que solo piden una tregua, como lo hicieronRusia, Estados Unidos y Francia, el trío que compone el Grupo de Minsk, otrora mediador de este conflicto.

«Hay llamados a un alto el fuego, pero ¿qué pasará después? ¿Armenia se verá obligada a retirarse inmediatamente de los territorios azerbaiyanos?», preguntó Cavusoglu.

Nagorno Karabaj es un territorio azerbaiyano poblado mayoritariamente por armenios que proclamó su independencia en 1991, lo que desató una guerra que se saldó con 30 mil muertos, un alto el fuego y un conflicto congelado en el que ningún Estado miembro de la ONU reconoció a la nueva república separatista.

Los enfrentamientos que estallaron el 27 de septiembre produjeron una de las crisis más graves desde el alto el fuego de 1994.