Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 7 de diciembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

La Iglesia no participará de reuniones del Gobierno si no va la oposición. «Estamos muy cansados de palabras, el primer gesto es aprender a escuchar».

La decisión se tomó después de que monseñor Oscar Ojea, presidente del Episcopado, estuviera en un encuentro del Consejo Económico y Social.

La Iglesia católica no participará más de convocatorias multisectoriales del Gobierno sin que esté asegurada la presencia de referentes de los principales partidos opositores.

La determinación fue tomada después de que monseñor Oscar Ojea, presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, participara de una reunión del Consejo Económico y Social que confeccionó un documento por el atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner.

«En el Gobierno van a decir que convocaron a todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria, pero creemos que falta realmente una disposición a que se sumen. Ya pasó con la Misa por la Paz en Luján«, aseguró una fuente eclesiástica al periodista Sergio Rubin, para diario Clarín. Durante el encuentro, Ojea dejó distintas definiciones incitando a la búsqueda de acuerdos políticos:

  • «La identidad no se consolida, ni se afirma en la confrontación. Si yo marco continuamente la diferencia no estoy consolidando mi identidad, sino que estoy aumentando mi inseguridad«.
  • «La identidad se consolida y se afirma por pertenencia, por pertenencia a un ideal, a un sentimiento, a una sensibilidad. No se puede estar continuamente acentuando la diferencia«.
  • «Pensamos que el modo de enfrentar la crisis es con hechos, no con palabras, es decir, con gestos. Estamos muy cansados de palabras. El primer gesto es aprender a escuchar«.
  • «Nosotros no vamos a poder dialogar si no aprendemos a escuchar. La escucha es un gesto y no se puede escuchar con ruidos interiores en donde yo estoy preparando enseguida el argumento opuesto o el pensamiento distinto«.
  • El diálogo debe ser prudente y debe tener en cuenta la historia del otro. Después de escuchar y dialogar, hay que discernir. Y eso es lo más importante. Tomar decisiones, después de lograr consenso, y poder sostenerlas«.

SEGUIR LEYENDO.