Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 5 de julio, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Leo Fariña: «CFK subestima a los argentinos».

En una carta abierta enviada al diario Clarín, Leonardo Fariña, supuesto testaferro de Néstor Kirchner, responsabiliza a Cristina por el circuito de corrupción en la obra pública. El texto de la carta es el siguiente:

«Subestimar. Eso es lo que hace con los argentinos la Señora Cristina Fernández en cada reportaje que da a su canal, C5N, bajo el formato de entrevistas pactadas y sin repreguntas.

Ayer se dirigió de manera indirecta a los empresarios privados, exculpándose a sí misma de cualquier responsabilidad en la corrupción.  La señora Cristina Fernández dijo que ‘lo de López no es del Estado, hay que investigar a los empresarios. Desde el Estado no podés sacarte ni un peso ni nueve millones de pesos’. Ahora bien, es lógico que desde el Estado no se pueda extraer dinero como si fuera un banco, pero la razón de que esto no pase es el resultado y a su vez la necesidad de la existencia de los Lázaro Báez, los Cristóbal López o los Gerardo Ferreyra.

Cristina concluyó diciendo que «en la obra pública la corrupción no empieza en la cabeza sino en el sector privado, y en el inspector de esa obra». Y aquí están la gran contradicción y la subestimacion. Para que un empresario privado pague un retorno, la cuantía del mismo tiene que estar incluida en la adjudicación de la obra. Y el presupuesto de las obras lo fija el Estado. Por tal motivo, el acto ilícito y el dolo en el acto surgen del Estado. Y para que esto ocurra existe el sobreprecio. Si no hay sobreprecio en la obra no se podría pagar retorno.

Entonces me gustaría preguntarle a la Señora, abogada exitosa y conocedora del funcionamiento del Estado, cómo una empresa privada puede pagarle una coima a José López si la obra no tiene sobreprecio, porque por lo que ella dice la empresa trabajaría a beneficio cero o bien a pérdida.

Por todo lo que anteriormente expliqué, existen los empresarios del poder, quienes tienen la posibilidad de orquestar artilugios para extraer los sobreprecios y pagar los sobreprecios, como por ejemplo los 9 millones de dólares de José López. Porque el sobreprecio ya viene en el presupuesto, y ese sobreprecio se extrae del circuito de la empresa adjudicataria y vuelve a los funcionarios. Entre ellos, los que determinan el presupuesto, o sea ella.

Para finalizar, ella dijo: «Terminamos obras de infraestructura por 25 mil millones de dólares. Hicimos el plan de obras públicas más importante del que se tenga memoria”. Efectivamente, 25 mil millones imputados de partidas presupuestarias. Pero le faltó decir que hay quizás un 25% más en redeterminaciones de precios y que casi el 40% de esas obras no se terminaron, pero si se cobraron. Entonces… ¿la culpa es del inspector de la obra? Señora, el inspector de la obra no firma un presupuesto nacional de obra pública ni asigna cupos de la misma a las provincias. Así que reducir todo al inspector de la obra y al empresario privado no es mas que subestimarnos. Y si, es verdad, hicieron el plan de obras públicas mas importante del que se tenga memoria, pero también fueron el gobierno que armó la matriz de corrupción y de enriquecimiento ilícito mas grande de la que se tenga memoria.»