Santo en la Web y en la Red

19 de mayo, 2024

Mariano Cohn. “Les pido a los médicos que cuenten la verdad”.

Declaró en el juicio por la muerte de su hermano. También lo hicieron sus padres.

El cineasta Mariano Cohn declaró en el juicio pr la muerte de su hermano Alejandro. Hay 9 médicos imputados por los delitos de “homicidio culposo” y “violación de elementos probatorios”.

Los médicos sentados en el banquillo de los acusados son Darío Ricardo Campos, Martín Montagna, María Quiroga, Maximiliano Andrés Ragazzoli, Ana Sánchez, María Soledad Seijo, Carla Setti (participa del debate de manera virtual), Marcelo Toro Solano y María Vogelín.

“Les pido a los médicos que rompan el círculo de silencio y que declaren para poder saber la verdad, si les queda algún rasgo de humanidad”, sostuvo,

Dijo que su hermano era una persona “muy activa, muy talentosa, se trataba, se cuidaba, se cuidaba con las comidas”.

“Teníamos mucha cercanía y contacto permanente. Cumplía con todo lo que yo le pedía el tiempo que trabajaba conmigo”.

En su declaración fue vehemente y pidió que los profesionales involucrados cuenten qué pasó.

Aseguró que es un misterio que su hermano, quien entró por sus propios medios y lúcido al hospital municipal, terminara con una traqueotomía mal hecha, inexplicables fracturas y un diagnóstico de muerte cerebral.


También declararon los papás de la víctima, Beatriz Arroyo y Mario Cohn. “Mi hijo entró al hospital por una descompensación diabética y de ahí se llegó al resultado muerte”, sostuvo el padre de Alejandro ante el tribunal.

Se enteró de que su hijo había sido internado en el Hospital de San Isidro por una supuesta hipoglucemia. Cuando llegó al centro médico, contó que pasó a verlo y que no lo notó “nada bien”


“Nos quedamos en la puerta esperando. No nos dieron un parte, pero a la media hora una médica dijo que había entrado con convulsiones y que le habían tenido que poner un respirador artificial y hacer una traqueotomía, y el mundo se me vino abajo”, comentó.

Varias veces preguntó qué le pasaba a su hijo y que los médicos le respondían siempre: “No sé”.

La madre habló de cuando tuvieron que tomar la decisión de “desconectar” a Alejandro y que después acordaron que iban a “donar” sus órganos.

Explicó que los médicos del Hospital Italiano le dijeron que “habían hecho la denuncia” porque su hijo no había sido “bien tratado” en el hospital de San Isidro.

Seguir leyendo