Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 24 de octubre, 2021
Info

Más de 200 manifestantes detenidos. 6 policías heridos. Marchas en Australia por el confinamiento por la pandemia.

Los contagios de la variante Delta de COVID motivaron regresar a restricciones.

Más de 200 manifestantes fueron arrestados y varios policías resultaron heridos en Melbourne, la segunda ciudad más grande de Australia, en violentos disturbios durante una protesta contra el confinamiento impuesto para frenar el coronavirus.

Las fuerzas de seguridad reprimieron con gas pimienta a los manifestantes que salieron a las calles de la capital del estado de Victoria, que atraviesa su sexto confinamiento desde el inicio de la pandemia.

6 policías fueron hospitalizados por lesiones durante los choques, no se informó cuantos manifestantes resultaron heridos.

«Lo que hemos visto hoy es un grupo que se unió, no para exigir más libertades, sino para enfrentarse y luchar con la policía», dijo a la prensa el comandante de la Policía de Victoria, Mark Galliott.

Sostuvo que los manifestantes lanzaron botellas, piedras y «más objetos» a la Policía y lamentó que los asistentes no protestaban por sus «libertades», sino que «simplemente fueron a pelear con la Policía».

«Esto es lo que hemos visto estaban enfadados, hombres jóvenes agresivos aquí para luchar contra la Policía, no para protestar a favor de la libertad», agregó.

La Policía intentó impedir que la marcha llegara al centro de la ciudad, bloqueando rutas y deteniendo el transporte público.

En Nueva Gales del Sur, en tanto, 32 personas fueron detenidas, 20 de ellas en su capital, Sydney, que está confinada desde fines de junio.

Australia se encuentra actualmente en su peor ola de contagios de coronavirus, después de registrar su récord de casos diarios, 2.075, a comienzos de septiembre.

Durante la mayor parte de la pandemia, el país de Oceanía registró una de las tasas de infección más bajas del mundo gracias a una estrategia de estrictos cierres de fronteras, rastreo de contactos e intensas campañas de detección. 

Pero el resurgimiento de la epidemia debido a la variante Delta a mediados de junio en Sydney provocó un cambio de estrategia.