Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 30 de noviembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Máxima. Su hija Amalia amenazada. Organización mafiosa tendría un plan. La princesa a cambio de un criminal.

Esta recluida en la residencia oficial de sus padres los reyes de los Países Bajos

Su nombre apareció de repente en unas conversaciones entre miembros del crimen organizado que fueron interceptadas por la policía neerlandesa. Amalia, la princesa heredera al trono de los Países Bajos, podría ser objetivo de los narcotraficantes más peligrosos que ha conocido el país en años.

Las autoridades se han tomado en serio estas amenazas de posible secuestro o ataque porque conocen a estos grupos y a su líder, y saben de la peligrosidad.

El año pasado un periodista de investigación recibió varios balazos en pleno centro de Ámsterdam, a plena luz del día, después de años en el punto de mira de los criminales.N.Tiburcio

Amalia es una joven de 18 años a la que sus padres han intentado garantizar desde su nacimiento una vida lo más ordinaria posible y alejada de los focos para que pudiera ser una amiga más de sus amigos.

Amalia tuvo que recluirse en la residencia oficial de sus padres, los reyes Guillermo Alejandro y Máxima, en La Haya.

Sus planes eran mudarse a una habitación compartida en la capital neerlandesa, cerca de la Universidad de Ámsterdam, donde estudia Política, Psicología, Derecho y Economía, y que su equipo de seguridad pasara lo más desapercibido posible.

Pero por ahora no puede hacerlo. Amalia está recibiendo la protección de los mejores agentes de seguridad de Países Bajos, pero aun así eso no es suficiente para dejarla seguir con su vida.

El diario neerlandés ‘De Volkskrant’, que fue el primero en el país en dar a conocer la noticia de las amenazas a la joven el pasado septiembre, explicaba que si Amalia tiene que permanecer en casa todo lo posible porque su equipo de seguridad es insuficiente para garantizarle una vida “normal”, eso significa que “las amenazas contra ella son ahora mayores que cualquier seguridad que puedan garantizar unos hombres con auriculares y armas”.

El Equipo de Inteligencia Criminal del Departamento Nacional de Investigación Criminal tiene información de que la amenaza ha aumentado contra Amalia y contra el primer ministro, Mark Rutte.

Recluirla en casa supone que los planes del crimen organizado son lo suficientemente peligrosos como para lograr, por ejemplo, llevar con éxito un secuestro.

La policía y sus analistas creen que el crimen organizado ve tanto a Amalia como a Rutte como una moneda de intercambio adecuada para sacar de prisión a sus líderes y demás secuaces que se encuentran entre rejas, especialmente el cabecilla del grupo más peligroso, Ridouan Taghi.

El plan de su organización podría ser, se cree, una princesa a cambio de un criminal.

Preguntada por esta cuestión, la abogada de Taghi, Inez Weski, ha negado la mayor. “La idea de que mi cliente quiera hacerle daño a la princesa es completamente absurda” y la información difundida es “falsa e infundada”.

“Simplemente se afirma que mi cliente Taghi odia a la sociedad neerlandesa. Una afirmación muy extraña y frívola que parece querer movilizar a la sociedad en su conjunto contra el cliente”, en opinión de Weski.

Taghi fue detenido en 2019 en Dubái y está ya en Países Bajos como uno de los principales acusados de un importante juicio contra 18 personas por una serie de asesinatos e intentos de homicidio durante la guerra entre grupos organizados, conocidos como la Mocro Mafia.

Lo que está claro es que la princesa Amalia no puede salir de casa.

«Esto es realmente malo. La princesa heredera, de quien nuestro país exigirá mucho en el futuro, no puede desarrollarse en paz y seguridad», lamentó el diputado progresista Jan Paternotte.

El primer ministro consideró la noticia como “terrible” y la ministra de Justicia prometió que todo el mundo está “trabajando muy duro” para garantizar su seguridad.

Amalia solo sale para ir a clase en Ámsterdam, así que “las consecuencias (de las amenazas) son muy duras para ella”, según su madre, la reina Máxima.

Schouten, abogado de un testigo protegido contra Taghi, considera “bastante plausible que alguien que es líder de una gran banda de narcotraficantes quiera infundir miedo”.

El periodista De Vries, asesinado el año pasado, tenía una relación de confianza con este mismo testigo protegido que ahora defiende Schouten.

“Amalia no ha elegido esto, a pesar de ser la heredera del trono, pero profesionales como yo hemos optado por ese trabajo, por lo que no debemos quejarnos”, añadió.