Santo en la Web y en la Red

18 de mayo, 2024

Mónaco. El príncipe Alberto y la batalla legal que puede hacer públicos sus secretos.

Sumado a los problemas con su mujer, podría llevarlo a una crisis.

En Mónaco, casi todas las semanas hay informes que sitúan el matrimonio del príncipe Alberto y Charlène al borde la ruptura, pero ahora a la situación sentimental inestable del jefe de la familia Grimaldi hay que añadir un tortuoso caso legal que puede suponer una crisis.

El príncipe, de 65 años, que tomó las riendas del pequeño país tras la muerte de su padre, el príncipe Rainiero III, en 2005 despidió en junio a su asesor financiero de confianza, Claude Palmero, y al jefe de gabinete Laurent Anselmi.

Se produjo en medio afirmaciones de una página web anónima que denunciaba la corrupción institucional en la nación con un mayor índice de millonarios del mundo pese a tener tan solo 38.000 residentes.

Fuentes del palacio han negado la veracidad de estas acusaciones, enmarcadas en los llamados ‘Les dossiers du Rocher’ (los expedientes de la roca), pero en esta ocasión la carga de las pruebas es tan abrumadora que la negación es inútil.

Hombres poderosos que conocen muchos de los secretos del príncipe podrían romper su silencio. Existe la auténtica amenaza de un terremoto en Mónaco.

Esto desde que Alberto distanciado progresivamente de cuatro de sus asesores más cercanos: Claude Palmero, que gestionaba las finanzas de los Grimaldi y era un fiel aliado de Charlène; Thierry Lacoste, amigo de la infancia y abogado del príncipe; Didier Linotte, presidente del Tribunal Supremo; y el jefe de gabinete, Laurent Anselmi.

Estos hombres, conocidos como el G4, fueron acusados de orquestar la corrupción que involucra negocios inmobiliarios multimillonarios.

Todos ellos mantienen su inocencia. Alberto inicialmente apoyó a sus confidentes más cercanos, pero en las últimas semanas comenzó a distanciarse de ellos. Tras despedir hace unas semanas a Palmero y Anselmi, nuevamente minimizó públicamente su relación con Lacoste y Linotte.

El pasado 19 de julio, los investigadores registraron casas y oficinas en Mónaco y Francia.

Palmero se ha convertido en el hombre que está haciendo temblar el palacio. ‘Le Monde’ le ha descrito como “el hombre que está haciendo temblar el palacio” dado su conocimiento interno y acceso a los tratos del príncipe.

Sus archivos, junto con el contenido de su teléfono móvil, están ahora en manos de tres de los jueces de instrucción de Mónaco.

En declaraciones a los medios franceses, el príncipe Alberto dijo: “Cuando surgen preguntas, necesitas saber cómo cambiar a las personas que te rodean para encontrar el camino correcto nuevamente y escribir una nueva página en tu historia. Si la confianza se evapora, ya no podemos trabajar juntos”.






Seguir leyendo