Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
jueves 9 de febrero, 2023
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Monarquía británica. «Aunque no se trate de violencia física, es un abuso», dijo la activista que denunció racismo.

El rey Carlos III avaló la renuncia a la Corana de la madrina de su hijo.

Ngozi Fulani, la activista negra que denunció haber sido interrogada sobre sus «verdaderos» orígenes por un miembro de la realeza británica, la madrina del príncipe William del Reino Unido, calificó de «abuso» al hecho en una recepción en el Palacio Buckingham.

Por los comentarios, Lady Susan Hussey, de 83 años, quien era amiga íntima de la reina Isabel II y consejera de la realeza, renunció a la casa real tras disculparse.

El rey Carlos III avaló la dimisión de Hussey, que fue durante seis décadas dama de honor de Isabel II y una de sus ayudantes de más confianza.

El actual monarca la había designado recientemente para acompañar a su esposa, la reina consorte Camila.

Fulani, nacida en el Reino Unido y fundadora de la organización contra la violencia doméstica Sistah Space, contó a la cadena BBC que Hussey le preguntó repetidamente de dónde era «realmente», negándose a aceptar su explicación de que era británica.

«Fue como un interrogatorio. Supongo que la única forma en que puedo explicarlo es que ella se empecinó en decir: ¿De dónde eres? ¿De dónde es tu gente?», dijo.

«Tengo que cuestionar realmente cómo puede ocurrir esto en un espacio que se supone que protege a las mujeres contra todo tipo de violencia. Aunque no se trate de violencia física, es un abuso», apuntó.

«Si invitas a la gente a un evento contra el abuso doméstico, y hay personas de diferentes demografías, no veo la relevancia de si soy británica o no. Estoy muy orgullosa de mi herencia africana», agregó.

Tras la renuncia, el Palacio de Buckingham dijo en un comunicado que los comentarios eran «inaceptables y profundamente lamentables» e informó que este incidente se lo tomaban muy en serio y estaban investigando para establecer todos los detalles.

Indicaron también que estaban invitando a la activista a discutir todos los aspectos de lo sucedido en persona si así lo deseaba.

Fulani dijo que el Palacio de Buckingham todavía no se había puesto en contacto con ella.