Santo en la Web y en la Red

23 de abril, 2024

Monseñor Oscar Ojea. “Tenemos que aceptar las distintas miradas. No hay un solo modo de ver, no hay un este la ve y este no la ve”.

“En algunos comedores del gran Buenos Aires, donde había 50 personas, ahora hay más de 100″.

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, se expresó sobre la situación que atraviesan comedores y merenderos por los alimentos y la falta de medicamentos en algunas zonas, en los primeros meses de la gestión del presidente Javier Milei.

En una entrevista con el periodista Facundo Chaves para Infobae, el Obispo de San Isidro sostuvo que el diálogo es sumamente importante para gobernar, aconsejó al Jefe de Estado “que se deje ayudar” y alertó que aumentó la cantidad de personas que asisten a pedir comida en los barrios.

  • “Se ha instalado una suerte de guerra entre pobres; la cultura en la que vivimos hace que nos miremos como enemigos, desconfiando unos de otros”.
  • “Tenemos dengue y hoy estamos atravesando una epidemia. Hay problemas con los remedios oncológicos porque para una parte de la población no son del todo accesibles, sobre todo entre los jubilados y los más pobres. También tenemos pedidos de Ibuprofeno en el Noreste argentino“.
  • “La situación en los colegios católicos es realmente muy complicada. Tienen toda una planta funcional que las organizaciones privadas deben sostenes, pero las cuotas no suben de la misma manera que los sueldos”.
  • “Los dirigentes tienen muchísima responsabilidad, se mueven con agresividad y esto repercute, se contagia. Es parte de una serie de violencias verbales que padecemos como sociedad”.
  • “La cuestión de la legitimidad en el Gobierno la comparo con la paternidad humana: no se es padre con solo tener un hijo, sino en el ejercicio de la paternidad”.
  • “La Iglesia termina siendo defensora de que todos puedan comer. Para hacer llegar el pan a los barrios es necesario no discontinuar a los grupos ya existentes que están trabajando”.
  • “Nosotros ya tenemos adultos en los comedores y es un termómetro que marca la necesidad. En algunos comedores del gran Buenos Aires, donde había 50 personas, ahora hay más de 100″.
  • “El diálogo es absolutamente fundamental para poder gobernar. Tenemos un sistema con instituciones que interactúan, no pueden estar unas sobre otras”.
  • “Tenemos que aceptar las distintas miradas. No hay un solo modo de ver, no hay un este la ve y este no la ve”.

Seguir leyendo