Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
miércoles 28 de septiembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Naciones Unidas. Hay «acusaciones creíbles» sobre menores ucranianos llevados a Rusia a la fuerza.

El organismo teme posible adopción por parte de familias rusas.

La subsecretaria general de la ONU para los Derechos Humanos, Ilze Brands Kehris, dijo que existen «acusaciones creíbles» sobre el traslado forzoso de menores de Ucrania a Rusia.

El organismo teme posible adopción por parte de familias rusas.

«Hay acusaciones creíbles de traslado forzoso de niños no acompañados hacia el territorio ocupado por Rusia o hacia la propia Federación de Rusia», declaró Brands Kehris durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

La funcionaria manifestó preocupación ante la posible implementación, por parte del Kremlin, de «un procedimiento simplificado para conceder la ciudadanía rusa a los niños que no están bajo la custodia de sus padres, y que estos niños sean elegibles para adopción por familias rusas».

Dijo que la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, de la que forma parte, había podido «confirmar» que las fuerzas armadas rusas habían establecido centros de «triaje», una forma de control de seguridad y recolección de datos personales y biométricos.

Estos controles se aplicarían a las personas que salen de una zona de combate o que cruzan el territorio controlado por Rusia.

«Nos preocupa que estos controles, y las subsiguientes detenciones, se produzcan fuera de todo marco legal y no respeten los principios de necesidad y proporcionalidad», indicó Brands Kehris.

Citó «informes creíbles» de «numerosas violaciones de derechos humanos».

La propia oficina del Alto Comisionado «documentó» casos en los que las personas pasaron por esta «filtración» y fueron sometidas a registros corporales, a veces con la necesidad de desnudarse.

«Nos preocupa especialmente el riesgo de abusos sexuales a mujeres y niñas durante estos procedimientos de filtración», añadió.

El embajador ruso ante la ONU, Vasily Nebenzya, rechazó las acusaciones, llamándolas «sin fundamento» y diciendo que los ucranianos están abandonando su país «para salvarse del régimen criminal», una referencia de Moscú al gobierno de Kiev.