Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 16 de agosto, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Obispo Mexicano. Propone un «pacto social». Señala que deben participar hasta los narcos.

El 27 del mes pasado 2 sacerdotes jesuitas fueron asesinados dentro de una iglesia.

Un obispo de Zacatecas, estado del norte de Méxco azotado por una guerra entre narcotraficantes, propuso un «pacto social» integrado incluso por «malhechores».

En un momento en que la Iglesia critica cada vez con mayor vehemencia a la estrategia del gobierno de Andrés Manuel López Obrador frente al crimen organizado.

«Yo he estado hablando de la necesidad de un pacto social. No es un pacto simplemente con las personas que están haciendo el mal, sino un pacto con toda la sociedad e incluso que los malhechores pudieran entrar de alguna manera», dijo el obispo Sigifredo Noriega, en declaraciones al diario local el Milenio.

Noriega fue retenido por un grupo armado hace unos días en un retén cuando viajaba al vecino Estado de Jalisco.

«Lo que me llamó la atención es que no era ni Guardia Nacional ni Ejército, eran personas de uno de los grupos delictivos», explicó

Las criticas del religioso hacia la estrategia de seguridad del Gobierno se intensificaron después de que el pasado 27 de junio dos sacerdotes jesuitas fueran asesinados dentro de una iglesia en una apartada comunidad indígena del estado de Chihuahua (norte).

La Conferencia del Episcopado Mexicano pidió en un comunicado «no más violencia».

«Nuestra apuesta es por el diálogo para construir un camino de justicia y reconciliación que nos lleve a la paz. Queremos abrir horizontes de diálogo para construir la paz», apuntó el episcopado.

En su habitual conferencia de matutina, el presidente del país, Andrés López Obrador, expresó su apoyo a la propuesta de «perdón» de la Iglesia, pero aclaró que su gobierno «no negocia» con delincuentes.

México es golpeado por una espiral de violencia que deja unos 340.000 muertos desde 2006, cuando fue desplegada una polémica ofensiva antidrogas con participación de militares.