Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 27 de enero, 2023
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Presidente Fernández. Por decreto saco a Luis Puenzo de la titularidad del Instituto Nacional del Cine. El funcionario desplazado había mantenido una prolongada reunión con el Ministro de Cultura Tristán Bauer. Se negó a presentar la renuncia.

El Vicepresidente del Organismo Nicolás Battle asumió el cargo de forma interina. Su presencia en esa jerarquía no será por mucho tiempo.

Por decreto, el presidente Alberto Fernández echó al titular del Instituto del Cine (INCAA), Luis Puenzo.

Luego de que se negara a presentar la renuncia ante el ministro de Cultura, Tristán Bauer.

El vicepresidente de la entidad, Nicolás Battle, quedará a cargo de manera interina en medio de la crisis y las protestas en el organismo.

Puenzo se resistía a renunciar tras haber mantenido una reunión de más de 3 horas con el Bauer.

Así la decisión se comunicó luego de la manifestación del lunes en las puertas del edificio de la calle Lima.

El director de La historia oficial había asegurado en diálogo con AM750: “Si me tengo que ir, me iré”.

Pero a su vez advertía que “la decisión la tiene que tomar el presidente (Alberto Fernández), no depende del ministro (por Bauer)”.

Bauer había anticipado “cambios” en la administración del INCAA.

Puenzo habló con la prensa. Aseguró que su gestión fue la mejor posible. Defendió su proyecto de tener un cine nacional hecho de películas de costo alto, atacó a sectores de la producción y reafirmó que no renunciaría ante las presiones.

“Los números son mejores. Esta situación ya existía antes de la pandemia, una realidad muy dura, con un presupuesto nacional no aprobado. En todo caso se trata de administrarlo bien, sanamente, hubiera sido bueno hacer un acuerdo con la industria. El punto no soy yo, ni quien venga a reemplazarme”, había dicho antes de que Alberto Fernández confirmara que tendría que dejar su cargo.