Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 30 de septiembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Reina Isabel. La Vigilia de los Príncipes. Fue la primera vez que una mujer participó de la tradicional ceremonia.

Ana, la hija de la monarca , con uniforme militar estuvo junto a sus tres hermanos.

El Reino Unido será el epicentro de actos y eventos en torno a la despedida de la fallecida monarca y la futura coronación de Carlos III.

Se realizó la Vigilia de los Príncipes contó con un hecho histórico: la presencia de la princesa Ana.

Existen una serie de ritos y tradiciones que deben cumplimentarse cuando se despide a un monarca en el Reino Unido.

En este caso, la Vigilia de los Príncipes tuvo lugar en la Catedral de Saint Giles, en Edimburgo, en donde se encuentra el féretro de Isabel II y en la cual permanecerá durante 24 horas.

Esta costumbre es una de las tradiciones que los expertos advierten como más significativas de la Familia Real británica, aunque no de las más antiguas.

Es que esta tradición tiene como origen enero de 1936. En ese momento, el entonces rey Eduardo VIII y sus tres hermanos, Albert, Henry y George, realizaron una guardia de unos 15 minutos ante el féretro de su difunto padre, el rey Jorge V.

Se trata de una suerte custodia que hacen los descendientes varones del monarca fallecido, en la cual los integrantes manifiestan más absoluto recogimiento.

La segunda vez que se pudo observar esta costumbre fue tras la muerte de la reina Madre, Isabel Bowes-Lyon, el 8 de abril de 2002.

En ese momento, fueron sus cuatro nietos, el ahora rey Carlos III, el príncipe Andrés, el príncipe Eduardo y David Armstrong-Jones, quienes montaron guarda en torno al féretro, en el Palacio de Westminster.

En ese momento, esta tradición se extendió por unos 20 minutos y se realizó en la más completa privacidad, ya que tanto los guardias como los arqueros de la Compañía Real dejaron el lugar.

Con motivo del fallecimiento de Felipe de Edimburgo no se efectuó la Vigilia de los Príncipes por las restricciones de la pandemia por COVID, según el propio consorte de la reina Isabel II había pedido.

De todos modos, hubo una “escolta” al féretro por parte de nueve miembros de la Familia Real durante la procesión.

El rey Carlos III ya comenzó a evidenciar cambios, incluso en la despedida de la reina Isabel. Es que la princesa Ana también fue parte de esta vigilia.

Junto a ella y el flamante monarca se situaron el príncipe Andrés y el príncipe Eduardo, además de los arqueros de la Compañía Real.

Esta es la primera vez que una mujer forma parte de la Vigilia de los Príncipes, lo que marca un antes y un después en esta tradición.

Luego de los descendientes de la reina Isabel II se presentaran en la catedral tras el servicio religioso.

La guardia ante el féretro de la monarca fallecida se extendió por unos 15 minutos y finalizó cuando uno de los cuatro efectuó un segundo de los tres golpes de pie establecidos en la tradición.

Quien ingresó primero fue el rey Carlos III, vestido con un traje típico de Gales.

Unos pasos más atrás entraron sus hermanos, la princesa Ana y el príncipe Eduardo, ambos ataviados en uniformes militares.

El último fue el príncipe Andrés, vestido de civil.

Los 4 se posicionaron alrededor del féretro, mientras que a un lado esperaban la reina consorte Camila y Sophie de Wessex, esposa del príncipe Eduardo, sentadas en sillas.

En cada esquina se ubicaron cuatro miembros de la Compañía Real de Arqueros.

Este cuerpo militar, que tiene la responsabilidad de velar por la seguridad del soberano mientras se encuentre en Escocia, utilizó un uniforme compuesto por una chaqueta verde oscuro, con detalles en negros, pantalones verde oscuro con rayas negras y rojas. Un gorro Balmoral con la insignia de la Royal Company y una pluma de águila completaron el vestuario ceremonial.

Los restos mortales de la reina permanecerá en Edimburgo para luego ser trasladado, con la custodia de la princesa Ana, hacia Londres.

Hasta el próximo lunes 19 de septiembre, los homenajes a la reina Isabel II se centrarán en el Palacio Westminster.