Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 30 de septiembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Reina Isabel. Los invitados al castillo donde pasa sus vacaciones deben superar pruebas para volver a ser admitidos.

Nada de maquillaje y ni pelo arreglado. Vestimenta casual. Participar en juegos de mes. Los invitados más importantes son los futuros cónyuges de los herederos al trono

Hay una prueba que les hace la reina Isabel II a todos los invitados en la finca Highlands, en Balmoral, en la que participan integrantes de la familia real y quien no los superan no vuelven al castillo.

Todos los años, la reina pasa sus vacaciones de verano en Balmoral, ubicado en Escocia.

Allí tiene la posibilidad de descansar entre las montañas, los bosques y el lago.

Pasear con sus caballos pura sangre. Antes salía a cazar, una tradición de los Windsor.

La monarca suele recibir allí personas ilustres, desde celebridades hasta políticos, pero ninguno es ajeno a sus pruebas.

Andrew Morton, biógrafo de la realeza, explicó que quienes no lo pasen o no quieran hacerlo no tendrán el buen visto de Isabel II, tal como le ocurrió a la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, quien no pudo superarlas. 

El outfit para ir a Balmoral es un detalle importante: los royals tienen un armario repleto de botas gastadas para caminar por el barro, chaquetas abrigadas y gorros para cubrirse del frío.

Este es el único momento en el que la reina deja de vestirse elegante para sumergirse en una tradición escocesa, en la cual los hombres se caracterizan por usar polleras cuadrillé.

La primera regla para los invitados es lucir de manera casual, sin el pelo arreglado ni maquillaje.

Una de las actividades en las que deben participar durante el día es en la caza, pero deben conocer el orden de participación.

El primero que empieza no tiene que ver con la jerarquía real, sino con el que tiene mayor experiencia como cazador.

Luego de la caza, todos se dirigen nuevamente al castillo para ducharse y relajarse un rato hasta la hora de la cena en la cual tienen que asegurarse de no ocupar el lugar de la mesa de ninguno de los royals.

Los invitados deben participar de los juegos de mesa, algo que le gusta mucho a todos los Windsor porque son muy competitivos.

Los invitados más importantes son los futuros cónyuges de los herederos al trono, quienes tienen que demostrar que están a la altura de la Corona.

Felipe de Edimburgo superó con éxito su «test de Balmoral» porque era fanático de los deportes al aire libre y tuvo la aprobación de Felipe VI, mientras que Lady Di también tuvo una actuación superadora.

Kate Middleton debutó en Balmoral en 2009, dos años antes de casarse con el príncipe William, y contó con la aprobación inmediata de Isabel II.

Morton reveló que Felipe de Edimburgo quedó impresionado con la destreza en la pesca de la Duquesa de Cambridge y a los pocos meses fueron invitados todos los Middleton, quienes también tuvieron que hacer el test.