Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 25 de septiembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Reina Letizia. Guarda joyas que decidió no utilizar.

Desde un reloj de 17 mil euros que le regalo su suegro Juan Carlos hasta su anillo de casada obsequiado por su cuñado antes de que fuera juzgado por corrupción.

Aros, anillos, collares, tiaras son algunas de las piezas que la reina Letizia de España guarda en su joyero. Numerosas piezas de incalculable valor.

Hay algunas alhajas que la esposa de Felipe VI prefiere no utilizar, ya sea por los problemas judiciales de su cuñado Iñaki Urdangarin o bien por los escándalos de su suegro, el rey emérito Juan Carlos.

La Reina cuenta con tres piezas de las que parece haberse olvidado por completo.

La Reina no luce desde hace años su anillo de casada porque, según contó, le provoca heridas al saludar a la gente, y tampoco lleva el de compromiso, pero para esta pieza sí que hay una explicación más lógica.

Don Felipe entregó en 2003 a su prometida un diseño de Suárez con diamantes talla baguette y oro blanco; sin embargo, en 2011, ella tomó la decisión de prescindir de él.

Tal como contarían en 2012 los periodistas Urreiztieta e Inda en su libro ‘Urdangarin, un conseguidor en la corte de Juan Carlos’, el anillo había sido adquirido por Iñaki Urdangarin.

Fue Diego Torres, exsocio de Urdangarin, el que reveló que el Príncipe eligió el anillo por catálogo y le pidió a su cuñado que lo recogiera en la joyería de Passeig de Gràcia de Barcelona.

Como Cristina no pudo acompañarle, el exduque de Palma acudió junto a Torres. Este último animó a su socio a pagar el anillo valorado en 3.000 euros con la tarjeta de Nóos y cuando don Felipe días después quiso pagárselo, este se negó, así que al final el anillo fue un regalo de Urdangarin y de Nóos, por lo que se entiende que Letizia no quiera ni verlo.

Durante estos años, la Reina ha llevado con asiduidad los aros que le regalaron sus suegros para su boda, reservándolos sobre todo para grandes ocasiones, dado su gran valor.

Son de platino con seis diamantes talla pera engarzados de 2,44 quilates, dos diamantes talla brillante de 1,22 quilates y dos diamantes talla brillante de 4,54 quilates.

Se desconoce quién los realizó y cuánto costaron, pero dadas sus características podemos imaginar que había muchos ceros en esa cifra. Sin embargo, desde que se desveló el escándalo económico de don Juan Carlos, la Reina ha preferido no llevarlos.

La última vez que los usó de octubre del 2019..

Uno de los presentes nupciales menos conocidos por el público es un reloj que el Rey emérito le entregó a doña Letizia, siguiendo con una tradición establecida por él mismo, pues cuando se anunciaron los compromisos de sus hijas Elena y Cristina, les regaló a Marichalar y Urdangarin también sendos relojes de la misma firma, Audemars Piguet, una exclusiva relojería suiza fundada en 1875 por Jules-Louis Audemars y Edward-Auguste Piguet.

El de Letizia es el modelo Lady Royal Oak, valorado en más de 17.000 euros. Realizado en acero y oro amarillo, presenta una caja octogonal y esfera negra.

La Reina lo lució en sus primeros años como Princesa de Asturias, tanto en eventos oficiales como en salidas más informales, siempre en la muñeca izquierda. Sin embargo, a partir de 2007 decidió guardarlo en su joyero, y allí sigue más de trece años después.

Quizás el motivo por el que no lo luce es por su elevado precio, aunque también podría ser por tratarse de un regalo de don Juan Carlos.

SEGUIR LEYENDO…