Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 13 de abril, 2021
Info

Reina y Heredero. Isabel y Carlos se encontraron en el Castillo de Windsor.

Festejaron Pascuas en la casa de campo, Frogmore House, denomina así por la gran cantidad de ranas que la habitan.

Desde que hace un año comenzó la crisis sanitaria la reina Isabel II y su marido Felipe de Edimburgo se instalaron en el castillo de Windsor, donde no recibieron visitas.

Pero para celebrar con ellos las Pascuas fue el príncipe Carlos. Estuvo paseando con su madre por los terrenos de Frogmore House.

royal2

La Reina, con un abrigo largo verde, guantes y un pañuelo cubriendo su cabeza, se ha fotografiado muy sonriente con su primogénito

Pasaron el día al aire libre en la casa de campo, cuyo nombre tiene su origen en la gran cantidad de ranas que siempre han vivido en este lugar pantanoso.

Las imágenes que ha compartido la Casa Real británica suponen el reencuentro público de la soberana, que cumplirá 95 años el próximo 21 de abril,  y el príncipe Carlos.

No se veían desde finales de diciembre del pasado año. Entonces Isabel II se reunió con buena parte de la familia durante un sencillo acto en el que agradecieron a los voluntarios locales y trabajadores esenciales sus esfuerzos.

La monarca y el primero de sus cuatro hijos se verán más seguidos ya vacunados contra el coronavirus.

isabel-ii-gtres

Horas antes de pasar un rato con su hijo, Isabel II acudía al primer acto público del año.

Además, en un mensaje aseguraba lamentaba no poder celebrar por segundo año consecutivo la fiesta de Pascua. 

«Estoy seguro de que estarás triste, como yo, de que las circunstancias actuales hagan imposible que ese servicio se lleve a cabo. Sin embargo, espero que este Regalo Santo te recuerde en los años venideros que tus esfuerzos han sido verdaderamente apreciado», decía la Reina, que pospone nuevamente una tradición que data del siglo XIII.

Por estas fechas iba a una misa celebrada en diferentes lugares cada año, en la que entregaba a algunos miembros de la comunidad unas monedas.