Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 28 de febrero, 2021
Info

Reino Unido. Ocultar visita en los últimos 10 días a país de la «lista negra» será sancionado.

Puede ser condenado con hasta 10 años de prisión.

El ministro británico de Salud, Matt Hancock, anunció un endurecimiento de las medidas de control a los viajeros precedentes de países incluidos en la «lista negra».

Con altas multas y cárcel a los infractores, en un esfuerzo por frenar la importación de nuevas variantes de coronavirus.

«Fortalecemos el castigo por incumplimiento de las reglas; los que adrede intenten ocultar haber visitado en los últimos 10 días los países de la lista negra, pueden enfrentar una condena de hasta 10 años de prisión; un proyecto de ley correspondiente será legitimado pronto», afirmó Hancock.

El Gobierno británico teme especialmente la importación de variantes resistentes a las vacunas, especialmente después de que un estudio mostrase que la desarrollada por AstraZeneca/Oxford tiene poca eficacia en adultos jóvenes contra las formas leves de Covid-19 provocadas por la mutación sudafricana, que ascendió a 147 casos.

A mediados de enero pasado, las autoridades prohibieron la llegada de personas procedentes de una treintena de países de las regiones de América del Sur, África del Sur y Portugal, y a partir del próximo lunes se impondrán nuevas medidas para el resto de países del mundo.

Los británicos o residentes legales en el Reino Unido que regresen de un país de la «lista negra», a quienes no se puede impedir la entrada, tendrán que realizar su cuarentena de 10 días en algún hotel designado por el Gobierno y pagar la factura de 2.400 dólares por persona.

Tendrán que someterse a dos pruebas de coronavirus, en el segundo y octavo día del aislamiento; cada test ronda actualmente los 165 dólares y deberá ser pagado por el pasajero.

Para asegurarse de que se cumplan estas normas, Hancock anunció que quien se niegue a realizarse las pruebas PCR se arriesga a una multa de entre 1.300 y 2.700 dólares, mientras que quienes no respeten la cuarentena podrían tener que pagar entre 6.800 dólares y 13.700 dólares.

Quienes mientan sobre su presencia 10 días antes de viajar podrían ser condenados a hasta 10 años de prisión.

«La gente que se salta estas normas nos pone a todos en peligro», dijo el ministro.