Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
sábado 2 de julio, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Reyes de los Países Bajos. Cena se gala con el Cuerpo Diplomático. Máxima centro de todas las miradas.

150 diplomáticos agasajados en Ámsterdam.

Después de recibir en La Haya a Federico y Mary de Dinamarca, los reyes de Los Países Bajos retomaron sus compromisos oficiales.

El encuentro de Guillermo Alejandro y Máxima Zorreguieta con los herederos daneses dejó unas cuantas anécdotas reseñables, como el gesto de máximo respeto que le dedicó Mary a la consorte Maxima.

Los monarcas retomaron sus agendas como la cena de gala con el Cuerpo Diplomático.

La Casa Real anunciaba, dos semanas antes de la cita, que los reyes Guillermo y Máxima ofrecerían un banquete en el Palacio Real de Ámsterdam a representantes nacionales e internacionales.

Fueron unos 150 diplomáticos esta vez, y con los que se busca afianzar y mantener las relaciones internacionales de Holanda con el resto de países, es la política y la gobernabilidad.

Se trata de una importante cita para la cual los miembros de la realeza y el resto de asistentes se engalanan con sus mejores alhajas, pero que no se había podido celebrar desde 2019 por la pandemia.

Este año la princesa Beatriz y su hermana, la princesa Margarita, estuvieron en la gala.

«La reina y yo estamos encantados de darles la bienvenida al Palacio Real de Ámsterdam», dijo el rey Guillermo Alejandro comenzaba a dirigirse a sus invitados.

El monarca abordó los principales acontecimientos que han amenazado al mundo en estos tres años y que, por tanto, habían preocupado a cada uno de los representantes de los distintos países.

Las vidas que se han perdido por la pandemia, la invasión «injustificable» de Ucrania con todas las víctimas de la guerra, la pobreza, el hambre y los conflictos que enfrentan algunas naciones, así como los problemas ambientales, fueron el epicentro de su sentido discurso. Este finalizó invitándolos a encontrar puntos en común los unos con los otros y a brindar por «La comunidad internacional».

La reina consorte de los Países Bajos fue una de las grandes protagonistas de la noche.

Optó por acudir a la cena de Gala con un vestido repetido de uno de sus diseñadores de alta costura preferidos.

Jan Taminiau firma este vestido que ha lucido Máxima en varias ocasiones desde que lo estrenó en 2009, cuando su suegra, la princesa Beatriz, seguía estando en el trono.

Se trata de un delicado modelo largo de corte entallado hasta la cintura con detalle de escote y mangas largas transparentes.

El bordado de pétalos cortados a mano y brillantes Swarovski que adorna la zona del torso y las caderas, crea un efecto de lluvia de flores a lo largo de la falda, ya que se van distanciando unos con otros a medida que caen hasta el bajo.