Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 1 de julio, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Tarifazo-Diputados: «Mucho ruido y pocas nueces».

Luego de tanta polémica, el ministro decidió vender sus acciones.

En el marco de la reunión con la Cámara Baja para explicar los motivos por lo cuales el Gobierno aumentó entre 400 y 500% las tarifas de los servicios públicos, el ministro de Energía Juan José Aranguren declaró: «A mi me puso y me saca el presidente, no tengo que renunciar absolutamente a nada«.

El ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, resolvió no participar. Las razones fueron expuestas en un mensaje en su muro de Facebook, en el que explicó que  no quería que se «desvíe la discusión hacia cuestiones que responden a diferentes concepciones ideológicas y políticas, especialmente en relación al rol del Estado, la soberanía nacional y el libre mercado, como ha quedado de manifiesto en los numerosos debates que en forma pública y privada hemos mantenido con quien hoy es ministro». Es que desde el oficialismo había trascendido que De Vido sería blanco de sus críticas a propósito de su gestión en el área, ya que ese espacio lo culpa por generar un escenario que hoy requiere de las reformas que impulsa.

El ministro remarcó que en los últimos 12 años Argentina «pasó de tener energía abundante y barata, a escasa, cara». Según explicó, «el sector representaba un gran desorden, con alta discrecionalidad«. Aseguró que había «distorsión de precios y falta de capacidad de generación de energía», entre otros problemas.

En su denuncia de lo que denominó una «grave herencia«, apuntó que hubo un «crecimiento récord de la demanda que no pudo ser acompañado por la oferta a pesar del nivel de inversión estatal que se produjo».

Apoyado en gráficos, detalló la situación en cuanto a la generación de energía eléctrica, el gas natural y se refirió a los vaivenes del precio del petróleo y su impacto. Dijo que los «precios artificiales» afectaron las inversiones necesarias y que durante años se aplicaron subsidios para sectores pudientes y se castigó a los más postergados.

«Nuestro país es el segundo en reservas de petróleo y gas no convencional en el mundo seguimos dependiendo de energía externa», lamentó.

Aranguren dijo que la «adecuación» de los precios de los servicios «ha sido gradual». Precisó que la «recomposición permite recuperar el 30%» del costo, mientras que el restante siguen siendo subsidiado. «Para los que hablan de que esto es un shock o un tarifazo»

La  ronda de preguntas comenzó con la representante del Frente Renovador Liliana Schwindt, quien entre otras consultas pidió aclarar por qué razón no se llamó a audiencias públicas. Aranguren dijo que se trató de una «adecuación transitoria», razón por la que lo consideró innecesario: «Todo lo que hemos hecho ha sido legal».  Sin embargo, concedió que la Corte Suprema  será la que defina si es así.

Héctor Recalde, jefe de la bancada kirchnerista, luego de leer el mensaje que publicó De Vido, le espetó al funcionario si cuando «hizo el ensayo de prueba y error pensó lo que sufrieron miles de hogares argentinas».

La massista Graciela Camaño, antes de formular sus preguntas, señaló que hay «incompatibilidades manifiestas» entre sus actuales funciones y algunas de las decisiones que tomó. «Ha incurrido en mal desempeño de funcionario público. No tiene la potestad de hacer lo que quiera», indicó al tiempo que pidió que no «tome por pavotes» a los diputados.

Durante sus contestaciones, Aranguren no pudo eludir los cuestionamientos que se hicieron sobre las acciones del ministro en cuanto a decisiones que involucran a Shell, empresa de la que fue CEO durante más de una década en el país y en la que tiene acciones. Al respecto, dijo que se ha ajustado a lo que establece la Ley de Ética Pública. Tras repasar la disposiciones de esa norma, aseguró: «No hay funcionario de este ministerio que tome una decisión vinculada con alguna de las empresas que ha tenido participación o haya sido empleado los últimos años»«La Justicia decidirá si lo que estoy haciendo es incompatible con la función pública».

Uno de los momentos de tensión fue cuando Axel Kicillof decidió contestar las alusiones que hizo el actual ministro a medidas adoptadas por el hoy diputado cuando era ministro de Economía. Tras las palabras del dirigente camporista, el radical Mario Negri pidió una interrupción, pero sus planteos fueron abucheados por diputados del kirchnerismo. «A la barra del Frente para la Victoria que se saque la camiseta un ratito», pidió.

Además, ante una pregunta del diputado del Partido Obrero, Néstor Pitrola, quien había criticado a Aranguren por mantener «oculta» la claúsula confidencial del acuerdo entre Chevron e YPF por Vaca Muerta, el ministro aseguró que ese caso «ya lo está dilucilando la Justicia».

Con anterioridad, el ministro sostuvo que en el caso de las tarifas de gas «en el bimestre mayo-junio, el 87%» de los usuarios residenciales «recibieron facturas inferiores a los 500 pesos» y que 78% de ellos las pagó porque «la gente reconoce que existe un problema de abastecimiento».