Santo en la Web y en la Red

17 de abril, 2024

Ucrania. Debate de Estados Unidos y Rusia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Washington denunció el envío de tropas rusas a la frontera. Moscú sostiene que los norteamericanos están “engañando” a la comunidad internacional.

Estados Unidos y Rusia trasladaron a las Naciones Unidas su debate acerca de la situación en Ucrania, durante una sesión del Consejo de Seguridad en la que Washington denunció el inminente aumento de las tropas rusas en la frontera y Moscú cuestionó la “diplomacia del megáfono” estadounidense para “engañar a la comunidad internacional”.

Se dieron en paralelos otras advertencias que azuzaron el cuadro: el presidente Joe Biden avisó que su país “está preparado para que pase lo que pase”; el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, consideró que le toca a Moscú “desescalar” el conflicto, y Rusia lamentó que “los anglosajones están intensificando tremendamente las tensiones en el continente europeo”.

Pero lo central estuvo em la ONU, en una reunión convocada por Estados Unidos que Rusia buscó suspender, sin éxito: 10 de los 15 miembros del Consejo de Seguridad votaron a favor de la discusión.

La embajadora estadounidense, Linda Thomas-Greenfield, dijo entonces que su país tiene “evidencia” de que Rusia pretende “reforzar su presencia con más de 30.000 soldados cerca de la frontera de Bielorrusia con Ucrania, a menos de dos horas al norte de Kiev para principios de febrero”, y señaló que “si Rusia invade Ucrania, nadie podrá decir que no lo vimos venir y las consecuencias serían horribles”.

El representante ruso, Vasily Nebenzya, rechazó las acusaciones, advirtió que Washington está generando “histeria” con la convocatoria a la reunión e insistió en que ninguna autoridad de su país amenazó con invadir la exrepública soviética. Estados Unidos, dijo, “está azuzando las tensiones y la retórica y provocando una escalada”.

“Las discusiones sobre una amenaza de guerra son provocativas en sí mismas; prácticamente lo están pidiendo, quieren que ocurra”, denunció Nebenzya.

Para respaldar su idea del “engaño a la comunidad”, reseñó las pruebas falsas de Washington sobre las armas de destrucción masiva en Irak para atacar a Saddam Hussein.

El diplomático ruso también propuso una nueva reunión del Consejo de Seguridad para el 17 de febrero, séptimo aniversario de los acuerdos de Minsk, “para discutir la situación para una solución en Ucrania”.

Thomas-Greenfield expresó que se está ante “la mayor movilización de tropas en Europa en décadas”, y hasta alertó que “mientras hablamos, Rusia está enviando todavía más tropas y armas para unirse a ellas”.

El embajador ucraniano ante la ONU, Sergiy Kyslytsya, pidió una desescalada que permita reanudar las negociaciones sobre el conflicto con los secesionistas apoyados por Moscú en la región oriental de Donbas.

“Mi presidente ha reiterado recientemente que está dispuesto a reunirse con su homólogo ruso”, dijo Kyslytsya ante el Consejo, y subrayó que para su país “la primera prioridad hoy es logar un alto el fuego sostenible e incondicional en Donbas”.

Seguir leyendo