Lo que preocupa es la salud de la gente, debido a la distancia entre la ruta y los terrenos y sobretodo por las intensas lluvias que se esperan para el sábado. El camino es de tierra y existen altas probabilidades de que se inunde y sea intransitable.

La asamblea que organizaron las familias que tomaron el predio se expresó en un comunicado: «Nos quedamos acá hasta que  nos muestren los papeles que dicen que esto pertenece a alguien. No queremos que venga la policía a maltratarnos. Hasta el momento no vino nadie del municipio. Queremos recordar que esto era un campo, ahora está todo limpio porque cada una de las familias está interesada en tener lo suyo».

Alrededor de 800 familias están en el predio, algunas son provenientes de Paraguay.