Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 25 de enero, 2021
Info

Uruguay. La Intendencia de Montevideo los desfiles de Carnaval y la Llamadas.

El aumento de contagios de coronavirus fue decisivo para tomar esta medida.

La intendencia de Montevideo anunció que resolvió suspender los desfiles de Carnaval y de las Llamadas, así como los corsos barriales por la pandemia de coronavirus.

La decisión fue adoptada poco antes de que el gobierno central reportara 186 casos confirmados de Covid-19 en las últimas 24 horas, cantidad sin precedente en el país desde el comienzo de la pandemia.

La suspensión de las actividades de carnaval se debe a que «la organización de los desfiles conlleva un alto riesgo de contagio en las presentes condiciones», informó la intendencia en un comunicado.

Esa medida se tomó tras consultar al Ministerio de Salud Pública de Uruguay «en el marco de una política de gestión de riesgos y teniendo en cuenta los documentos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) referido al cálculo del mismo en los eventos públicos».

La decisión fue adoptada «en acuerdo con Directores Asociados de Espectáculos Carnavalescos Populares del Uruguay y la Asociación Uruguaya de Candombes», según el diario montevideano El Observador y la agencia de noticias Sputnik.

El desfile de Carnaval se realiza cada año en enero por la avenida 18 de Julio, la principal de Montevideo, y el de Llamadas se hace en febrero en la calle Isla de Flores de la capital.

Desde hace casi 120 años, miles de personas se preparan durante casi todo el año en los diferentes rubros que componen el Carnaval uruguayo y miles más acompañan a las comparsas, murgas, parodistas y otros conjuntos durante los desfiles en Montevideo y el interior del país.

Esta es la primera vez desde 1956, cuando se realizó el primer desfile de Llamadas oficial, en que se suspende la popular celebración.