Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 5 de julio, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Info

Vacunatorios Vip. 1.200 personas fueron denunciadas por vacunarse en forma irregular contra el coronavirus.

La investigación a cargo del Fiscal Sergio Rodriguez. Complicados los que dirigieron 7 centros de vacunación.

El fiscal Sergio Rodríguez que encabeza la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA), denunció que 1200 personas se vacunaron de forma irregular cuando no les correspondía.

La Procuraduría de Investigaciones Administrativas, la cual se especializa en casos de corrupción, formuló cinco denuncias penales para determinar si esas 1200 personas vacunadas estaban dentro de las prioridades establecidas para la emergencia sanitaria de 2020.

Fiscal Sergio Rodríguez.

La causa denominada como “Vacunatorio VIP” que está a cargo del fiscal Sergio Rodríguez y Eduardo Taiano, quienes investigan las responsabilidades de funcionarios en montar un sistema de vacunación paralelo, entre otros, el ex Ministro de Salud Ginés González García.

Cabe recordar que, cuando las vacunas eran escasas, muchos amigos del poder pudieron recibirlas sin ser personal esencial. El hecho salió a luz cuando en febrero del 2019, el periodista Horacio Verbistky contó que había recibido una primera dosis de la vacuna rusa Sputnik V en dependencias del ministerio.

Entre los vacunados estaban desde el Procurador del Tesoro, Carlos Zannini, y su esposa hasta el ex presidente Eduardo Duhalde, su esposa Hilda “Chiche” González y las hijas de ambos. También el ministro de Defensa Jorge Taiana (cuando era senador) y el diputado Eduardo Valdés.

Buena parte de los vacunados VIP fueron registrados como personal de salud en los listados del Posadas. Es que por entonces las vacunas disponibles debían otorgarse a personal esencial. Cuando se conoció el hecho se presentaron varias denuncias que confluyeron en un solo expediente que quedó a cargo de la jueza federal María Eugenia Capuchetti. Y además Fernández le pidió la renuncia a González García, quien fue reemplazado por Carla Vizzotti.

La PIA cruzó los datos de las dosis enviadas y recibidas por cada centro de salud dependiente del estado nacional. Comparó los nombres de los vacunados asentados en el Registro Federal de Vacunación (NOMIVAC) y los profesionales que había inscriptos en el Registro Federal de Personal de Salud (REFEPS).

Con toda esta información se pudo chequear las siguientes irregularidades:

  • Centro Hospitalario Cuenca Alta “Néstor Kirchner” ubicado en Cañuelas, provincia de Buenos Aires, fueron 583 las dosis.
  • Hospital de Pediatría “Dr. Juan Pedro Garrahan” hubo aplicadas 146 dosis de manera irregular.
  • Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos Malbrán” se aplicaron 12 dosis a personas que no debieron haberlas recibido.
  • Centro Hospitalario “Dr. René Favaloro”, situado en Rafael Castillo, provincia de Buenos Aires, unas 77 dosis.
  • Centro Hospitalario de Alta Complejidad del Bicentenario de Esteban Echeverría, situado en Monte Grande, provincia de Buenos Aires, se aplicaron 726 dosis que no corresponden. 
  • Centro Hospitalario El Cruce “Dr. Néstor Carlos Kirchner”, situado en Florencio Varela, 479 dosis.
  • Complejo Hospitalario “Dr. Baldomero Sommer”, ubicado General Rodríguez, provincia de Buenos Aires, se aplicaron 19 dosis.

Igualmente la PIA aclara que el alcance de las investigaciones es provisorio debido a que debe depurarse los listados originales que fueron soporte del chequeo.

“a) La amplitud del concepto de “personal de salud” contenido en el “Plan estratégico” (el cual, recuérdese, abarca “toda persona que realice tareas y/o preste servicios en establecimientos de salud, públicos o privados, cualquiera sea la relación contractual a la que se hallaren sujetas”). En este sentido, no puede descartarse que, en su respuesta, el efector denunciado haya omitido la inclusión de personas que en el período de los hechos hayan llevado adelante tareas presenciales en el establecimiento bajo otros regímenes, tales como empleados de servicios tercerizados (limpieza, seguridad, etc.). b) Por otro lado, el REFEPS (Red Federal de Registros de Profesionales de la Salud) es un registro voluntario que debe ser tomado como indicativo pero no como una nómina completa y definitiva de todos los profesionales de la salud del país”.

La mirada judicial recaerá sobre quienes dirigieron los establecimientos cuando comenzó la vacunación contra el coronavirus en diciembre de 2020. Pero en ninguna de las presentaciones se revelan los nombres de los que recibieron las dosis sin estar registrados como personal de salud ni se identifican a los responsables.