Santo en la Web y en la Red

19 de julio, 2024

Alerta máxima en Europa. Después de la detección de planes terroristas.

Vinculados a Irán, Hamas y Hezbollah.

Europa se enfrenta a un incremento en los complots terroristas, con algunos sospechosos haciéndose pasar por refugiados.

Varios países europeos desbarataron en los últimos meses amenazas contra objetivos civiles en general y de la comunidad judía en particular.

En Austria y Bosnia, las fuerzas de seguridad arrestaron en diciembre del año pasado a varios grupos de refugiados afganos y sirios armados. Estos individuos, encontrados con armamento y munición, incluidas armas de asalto Kalashnikov, aparentaban tener en su mira objetivos judíos e israelíes en Europa, agudizando la alarma sobre los riesgos de seguridad interna.

Un grupo de ciudadanos tayikos fueron detenidos tras ser descubiertos planear atentados contra la catedral de Colonia (Alemania) y la catedral de San Esteban (Viena) en Navidad. Ambas iglesias se llenan de cientos de visitantes con motivo de las fiestas navideñas.


Este aumento en la actividad terrorista no solo ha movilizado a las fuerzas del orden en Austria y Bosnia, sino también en Alemania, Italia y Suecia.


Tanto en Alemania como en Italia se han realizado operativos significativos, con la detención de individuos vinculados a Hamas y las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, ambos calificados como grupos terroristas por la Unión Europea y los Estados Unidos.

En Italia tres palestinos fueron detenidos mientras planeaban atentados, incluso suicidas, hacia objetivos civiles y militares en el continente.


En el caso de Suecia, donde Irán desplegó a dos agentes encubiertos como una pareja de refugiados.

Estos agentes, que obtuvieron asilo dos años después de llegar al país, tramaron el asesinato de líderes judíos suecos. Las autoridades creen que la pareja eran agentes durmientes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, un grupo militar iraní designado como organización terrorista en Estados Unidos, y que se les encargaron los asesinatos en 2021.


El papel de los refugiados en estas tramas terroristas ha generado preocupación sobre cómo los grupos extremistas podrían estar explotando la crisis migratoria para infiltrarse en Europa.

Los distintos incidentes sugieren que la amenaza terrorista en Europa no sólo está creciendo, sino que también procede de nuevas fuentes, lo que complica la labor de las agencias de seguridad.


Ahora la amenaza no solo procede de Estado Islámico Khorasan (también conocido como ISIS-K), la organización sucesora de Estado Islámico con sede en Afganistán, sino también de Irán y sus apoderados en Oriente Próximo, incluidos Hezbollah y Hamas.

Los fiscales alemanes afirmaron que Hamas había enterrado las armas bajo tierra en Europa hace años, pero que los sospechosos, todos ellos antiguos miembros de Hamas implicados en las operaciones del grupo en el extranjero, no revelaron dónde.

La alerta también se extiende a la financiación de estas organizaciones, con evidencias de un aumento en las contribuciones a grupos como Hamas y Hezbollah desde territorio europeo, especialmente después del ataque de Hamas contra Israel del 7 de octubre.

Este flujo de fondos, junto con una campaña vigorosa en línea y la organización de protestas, ha permitido a estos grupos no solamente sobrevivir sino prosperar, desplegando nuevas estrategias para atentar contra objetivos en Europa.

Seguir leyendo