Santo en la Web y en la Red

23 de mayo, 2024

Brasil. Preocupación por la situación sanitaria en la región amazónica.

Más de 212.000 personas viven en hogares sin alcantarillado.

En Belém, la capital del estado de Pará, en la Amazonialas, más de 212.000 personas viven en viviendas sin alcantarillado, según el último censo del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Según los datos del IBGE, la ciudad con la peor situación de saneamiento es Macapá, capital del estado de Amapá. Aquí, casi la mitad de la población, más exactamente el 44,7% de los habitantes, unas 196.610 personas, viven en casas sin alcantarillado.

En esta lista hay también otras ciudades de la región amazónica como Porto Velho, en Rondônia, Manaus en Amazonas, y Maceió, la capital de Alagoas, en el nordeste de Brasil, con respectivamente, el 42,1% (192.347 personas), el 30% (616.669) y el 32,6% (311.183) de personas sin una red de canalizaciones para conducir las aguas residuales urbanas.

Según el Sistema Nacional de Información sobre Saneamiento (SNIS) del Ministerio de las Ciudades, Brasil todavía tiene 2.100 vertederos inadecuados. Hay 1.572 basureros y 598 de los llamados “vertederos controlados”, es decir terrenos cercados con acceso restringido que no procesan residuos.

Según lo definido por el Objetivo del Plan Nacional de Residuos Sólidos, decidido por el decreto del 14 de abril de 2022, estos tipos de vertederos tendrán que ser sustituidos antes del próximo agosto por infraestructuras adecuadas para tratar los residuos sólidos de forma segura y respetuosa con el medio ambiente.


El cierre de todos los vertederos requiere un desembolso aproximado de al menos 5.000 millones de reales (1.000 millones de dólares) en inversiones, tanto públicas como privadas.

Para hacerse una idea de la magnitud del problema, según la investigación “Panorama de los Residuos Sólidos en Brasil 2023″, publicada por la Asociación Brasileña de Residuos (Abrema), el año pasado 33,3 millones de toneladas, es decir, el 43% de los residuos del país, fueron tratados de forma inadecuada, acabando en los márgenes de las carreteras, en descampados o en vertederos ilegales.


Seguir leyendo