Santo en la Web y en la Red

19 de junio, 2024

Embajador israelí ante la ONU. Usó una estrella amarilla como marca del orgullo judío.

“Cada vez que me miren, recordarán lo que significa permanecer en silencio ante el mal”.

El embajador israelí ante la ONU, Gilad Erdan, se puso en su solapa una estrella amarilla, la insignia con que los nazis marcaban a los judíos, como “símbolo de orgullo” y anunció que de acá en más se presentará así, igual que el resto de su equipo en la organización.

Erdan decidió ese gesto después de cuestionar a la comunidad internacional en la reunión del Consejo de Seguridad por no condenar el ataque de Hamas del 7 de este mes.

“Cada vez que me miren, recordarán lo que significa permanecer en silencio ante el mal”, dijo el diplomático, al rememorar el Holocausto.

Adelantó Erdan que igual que sus abuelos mostrarán estrellas amarillas “hasta que despierten y condenen las atrocidades” del grupo islamista palestino Hamás.

El embajador se puso de pie, se colocó la insignia con el mensaje en inglés “Nunca más” en la solapa y repartió otras entre su equipo.

La semana pasada, Erdan había pedido la dimisión del secretario general de la ONU, António Guterres, quien tras condenar en un discurso ante el Consejo de Seguridad el ataque de Hamás en Israel, aseguró que, además, era “importante reconocer” que “no se produjeron de la nada”, sino de “56 años de ocupación sofocante” por Israel.

Erdan remarcó que Israel “ha hecho su elección”. “Fuimos atacados por los nazis de Hamás. Nos mostraron que el odio genocida, el odio al judío no murió con Hitler, sino que burbujeó y creció, hasta invadir nuestra patria”, completó.

“La diferencia entre 1939 y hoy, es que hoy los judíos tienen un estado fuerte y poderoso”.

No estamos indefensos. Somos Leones de Judá y nos defenderemos contra aquellos que buscan aniquilarnos“.

Seguir leyendo