Santo en la Web y en la Red

23 de febrero, 2024

Felipe y Letizia. Se acercan a la familia Real, pero con dos límites muy marcados.

Ningún comentario sobre los rumores de infidelidad.

En su 60 cumpleaños de la infanta Elena de España consiguió reunir a sus padres, hijos, hermanos e incluso algunos primos.

La duquesa de Lugo eligió un restaurante de la zona de Chamartín de Madrid, el Pabú, al que fueron llegando todos los invitados, entre ellos los reyes Felipe y Letizia, quienes posaron sonrientes antes de acceder al local, sin hacer comentarios sobre los rumores de infidelidad.

El emérito Juan Carlos viajó expresamente desde Abu Dabi, donde reside, para no faltar en un al festejo de su hija mayor, a la que está muy unido.

Felipe tiene claro cuáles son los dos límites que no quiere traspasar, y tienen que ver con su padre. Una de esas líneas es el no aparecer en ninguna fotografía junto a él.

No importa que se sepa que están en el mismo lugar, pero no quiere que exista ninguna instantánea suya al lado de don Juan Carlos.

La otra es que el emérito no puede cambiar su residencia fiscal a España, porque en ese momento tendría que dar cuenta a la Agencia Tributaria Española y justificar sus ingresos y patrimonio.

Por lo que, a pesar de esta distensión que existe actualmente entre los Borbón, y que tan feliz hace a la reina Sofía, Felipe VI tiene las cosas muy claras. El tiempo ha serenado los ánimos y el monarca no quiere ahondar en las diferencias con sus hermanas.

.La cumpleañera despidió a su padre con una reverencia, demostrando su sintonía con él, quien le hizo una cruz a su primogénita en la frente, un gesto que ella le devolvió y que también hemos visto entre otros miembros de la familia, como la infanta Cristina y sus hijos.

Seguir leyendo