Santo en la Web y en la Red

25 de mayo, 2024

Francia. Investiga el presunto envenenamiento de la periodista rusa que protestó en vivo contra invasión a Ucrania.

Comenzó a sentirse mal después de tocar el picaporte de la puerta de su domicilio

La ONG Reporteros sin Fronteras (RSF) denunció un posible envenenamiento de la periodista rusa Marina Ovsiannikova, quien en marzo de 2022 interrumpió un programa en directo en un canal ruso para denunciar la invasión a Ucrania.


La periodista, que trabajaba para el Canal 1, comenzó a sentirse mal después de tocar el picaporte de la puerta de su domicilio y alertó a la Policía francesa de la presencia de polvo blanco.

“Temíamos por Marina Ovsiannikova y se planteó la hipótesis de un envenenamiento, que no se descarta, pero contrariamente a la información difundida por la prensa, Marina no ha declarado haber sido envenenada”, informó el secretario general de RSF, Christophe Deloire.

La Fiscalía de París abrió una investigación por sospecha de envenenamiento. Ovsiannikova permanece bajo supervisión médica y su estado de salud ha ido mejorando progresivamente, indicó el secretario general de la ONG.

La periodista interrumpió el 14 de marzo de 2022 las emisiones de la cadena de TV con una pancarta protestando contra la invasión, a pesar de la prohibición del Kremlin a los periodistas de referirse como una “guerra” a lo que las autoridades rusas denominan como “operación especial”.


Por ello, fue multada con el pago de 30.000 rublos (255 euros) por “organizar un acto público sin autorización”. Asimismo, tras una investigación al respecto, fue despedida de la cadena y posteriormente se confirmó que había empezado a trabajar para el diario alemán Die Welt.


A principios de octubre, un tribunal de Rusia condenó a Ovsiannikova en rebeldía a ocho años y medio de cárcel por “difundir noticias falsas” sobre las Fuerzas Armadas y le prohibió durante cuatro años “participar en actividades relacionadas con la administración de páginas web de redes de información y telecomunicación”.

Las autoridades rusas emitieron en octubre de 2022 una orden de búsqueda y captura contra la periodista.

En su huida de Rusia contó con la ayuda de Reporteros sin Fronteras (RSF), con sede en Francia, utilizó siete vehículos diferentes y cruzó la frontera a pie, adentrándose en un bosque.

Seguir leyendo