Santo en la Web y en la Red

25 de febrero, 2024

Isabel II. Las revelaciones de la princesa Ana sobre las últimas voluntades de su madre.

La preocupación por el lugar de su muerte.

A la reina Isabel II le preocupaba que su muerte en el castillo de Balmoral hubiera causado demasiadas dificultades para su familia.

Esta es una de las revelaciones que ha realizado su hija, la princesa Ana, en un documental de la BBC titulado ‘Carlos III: el año de la coronación’, centrado en el acceso de su hermano al trono y los meses previos al gran evento celebrado en la abadía de Westminster.

A la reina, que falleció el 8 de septiembre de 2022, le encantaba pasar largas temporadas en su finca escocesa y acudía allí año tras año para alejarse de su papel público y pasar tiempo en privado junto a su familia.

La princesa Ana, que estuvo con su madre en los días y horas previos a su muerte, dijo “Creo que hubo un momento en el que pensó que sería más difícil si moría en Balmoral”.

Los planes para la muerte del ocupante del trono británico, conocidos como Operación Puente de Londres, son mucho más complejos cuando el rey o la reina fallecen en Escocia y, en el caso de la difunta Isabel II, eso implicó un largo viaje en coche hasta Edimburgo, un descanso en la capital escocesa y un vuelo de la RAF hasta la capital.

“Intentamos convencerla de que la ubicación no debía formar parte del proceso de toma de decisiones. Espero que al final pensara que era lo correcto, porque creo que así fue”.

La única hija de la monarca sostuvo “En mi caso, fue pura casualidad que yo estuviera allí”, asegura.

Cuando el féretro llegó a su última morada en la capilla de San Jorge de Windsor, la princesa contó lo que sintió cuando la Corona Imperial de Estado fue retirada del ataúd. “Tuve una extraña sensación de alivio: ya está, se acabó. Esa responsabilidad se traslada”.

Sobre ver a su hermano convertido en rey, la princesa afirma que “no estoy segura de que nadie pueda prepararse realmente para ese tipo de cambio. Al menos, no fácilmente. Y entonces se produce el cambio y dices: ‘Vale, ahora tengo que ponerme manos a la obra’. La monarquía es un trabajo de 365 días al año y no se detiene porque se cambie de monarca, por la razón que sea”.


“Este papel no es algo que para ella sea natural, pero lo hace realmente bien y proporciona ese cambio de velocidad y tono, que es igualmente importante”, dice la princesa Ana sobre Camila.

Seguir leyendo