Santo en la Web y en la Red

15 de junio, 2024

Israel. Prepara la ofensiva terrestre contra Hamas en Gaza. Estados Unidos ratifica su apoyo.

En la Franja no hay ni Internet ni agua ni funcionan las redes de telefonía. Un corte de luz casi total.

El Ejército israelí dijo en un comunicado que Hamas y otros grupos islamistas estaban lanzando entre 200 y 400 cohetes por día hacia Israel y que esto parecía indicar que se estaban preparando para “una pelea muy larga”.

Egipto se ofreció a mediar entre Israel y Palestina.

China propuso crear “junto a la comunidad internacional” las condiciones para la paz.

Israel juró “destruir” a Hamas desde entonces lanzó bombardeos en la Franja de Gaza que arrasaron barrios enteros, matado a cientos de personas y forzado a 360.000 más a dejar sus casas.

La única central eléctrica del territorio se detuvo por falta de combustible. No hay ni Internet ni agua ni tampoco funcionan las redes de telefonía. Un corte de luz casi total.

El Ejército israelí dijo que había reanudado sus bombardeos en Gaza contra “numerosos” objetivos de Hamas.

Organizaciones humanitarias internacionales advirtieron que el número de muertos en Gaza podría aumentar después de que Israel detuviera el ingreso de los alimentos, agua, combustible y electricidad y de que Egipto cerrara el único acceso restante al pequeño enclave de 2,3 millones de habitantes debido a varios bombardeos israelíes.

El Ejército israelí dijo que desde los ataques de Hamas ya arrojó “cerca de 6.000 bombas en la Franja de Gaza, con un peso total de 4.000 toneladas de explosivos”, contra unos 3.600 objetivos, y que alcanzó numerosos blancos de Hamas y del grupo islamista Yihad Islámica, que también participó de los ataques en Israel.

Israel asegura que busca evitar bajas civiles, pero se prepara para la ofensiva terrestre a Gaza.

Los ministros de Defensa de la OTAN, reunidos en la sede de la alianza en Bruselas, expresaron su solidaridad con Israel, pero instaron al Estado hebreo a “defenderse proporcionalmente contra estos actos de terrorismo injustificables”.

La secretaria general de Amnistía Internacional (AI), Agnes Callamard, sostuvo que el “castigo colectivo” a la población civil en la Franja de Gaza es “cruel e inhumano” y advirtió que puede ser considerado como “crímenes de guerra”.

Y otra ONG de derechos humanos, Human Rights Watch, alertó que el uso de fósforo blanco por parte de Israel en operaciones militares en Gaza y el Líbano pone a los civiles en riesgo de sufrir lesiones graves y de larga duración. La organización difundió videos en los que se ven ráfagas de fósforo blanco disparadas con artillería en la zona.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ya había instado a Netanyahu a proceder acatando “las normas de la guerra”.

En Tel Aviv, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken volvió a condenar los asesinatos de cientos de civiles por parte de Hamas en Israel, al que expresó el respaldo de su país.

“Puede que ustedes sean lo bastante fuertes para defenderse” por sí mismos, “pero mientras Estados Unidos exista, siempre estaremos a su lado”, señaló en la conferencia de prensa conjunta con Netanyahu.

El secretario de Estado estadounidense cuestionó a Hamas, que gobierna Gaza desde 2007, pero apuntó a la necesidad de relanzar el proceso de paz israelí-palestino, una idea que durante mucho tiempo chocó con la resistencia del derechista Netanyahu.

“Sabemos que Hamas no representa al pueblo palestino ni a sus legítimas aspiraciones de vivir en igualdad de condiciones de seguridad, libertad, oportunidades de justicia y dignidad”, afirmó.

Blinken se reunirá en Jordania con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, y con el rey Abdullah II, de Jordania.

El ministro de Energía israelí, Israel Katz, ratificó que su país no autorizará la entrada de productos de primera necesidad ni de ayuda humanitaria en Gaza mientras Hamas no libere a los rehenes.

“¿Ayuda humanitaria a Gaza? No se podrá encender ningún interruptor eléctrico, ni se podrá abrir ningún grifo ni entrarán camiones de combustible mientras los israelíes secuestrados no hayan vuelto a sus casas”, declaró.

Seguir leyendo