Santo en la Web y en la Red

25 de febrero, 2024

Murió en Ginebra el hijo del último rey de Italia. Estuvo más de medio siglo exiliado.

Humberto II, quien tuvo que abdicar tan solo un mes después de ocupar el trono en 1946 tras un referéndum que estableció el régimen republicano

El príncipe Víctor Manuel de Saboya, hijo del último rey de Italia, falleció en Ginebra, Suiza, a los 86 años tras un largo exilio.

“Su alteza real Víctor Manuel, duque de Saboya y príncipe de Nápoles, falleció apaciblemente en Ginebra rodeado de su familia”, indica un comunicado de la Casa Real de los Saboya.

Según ‘Histoires Royales’ por fuentes consultadas, Víctor Manuel de Saboya estuvo hospitalizado diez días antes de su muerte y se encontraba en coma.

Hijo único del último rey de Italia, Humberto II, quien tuvo que abdicar tan solo un mes después de ocupar el trono en 1946 tras un referéndum que estableció el régimen republicano, deja viuda a la princesa Marina, huérfano al príncipe Emanuele Filiberto, y sin abuelo a dos nietas, las princesas Vittoria y Luisa.

Víctor Manuel de Saboya, nacido el 12 de febrero de 1937 en Nápoles, fue el patriarca de la casa de los Saboya, que reinó en la Italia unificada de 1861 a 1946, y el hijo del último monarca, Umberto II, que ocupó el trono brevemente entre mayo y junio de 1946, cuando Italia se transformó en República.

El aristócrata dejó el país a los nueve años, desterrado junto con todos los descendientes varones de la casa real por la Constitución de 1946, como sanción por la colaboración de su abuelo, Víctor Manuel III, con el régimen fascista y la firma de dos leyes raciales. 

Regresó al país en diciembre de 2002, tras el levantamiento del exilio votado por el Parlamento italiano.

Tuvo que jurar lealtad a la República, gesto que había rechazado durante mucho tiempo. 

En 1978 fue acusado de matar a tiros a un joven turista alemán, Dirk Hamer, en el sur de Córcega. Tras un largo proceso, el príncipe, que clamó su inocencia, fue absuelto en 1991.

En 2006 se vio envuelto en un caso de proxenetismo y de máquinas tragamonedas que le valió una semana de prisión y un mes de arresto domiciliario. 

El monarca contrajo matrimonio en 1970 con la heredera de una rica familia de industriales suizos de origen italiano, Marina Recolfi-Doria, campeona de esquí náutico.

Seguir leyendo