Santo en la Web y en la Red

18 de mayo, 2024

Portugal. Caso Madeleine McCann. Inesperado mensaje en un contestador provocó un giro en la investigación.

Lo declaró el policía que estuvo desde el principio.

A 17 años de la desaparición de Madeleine McCann continúa siendo un interrogante para la Justicia lo que pasó con ella, pero un mensaje en un contestador podría dar un vuelco inesperado en la causa.

La nena desapareció el 3 de mayo de 2007 de un hotel de Praia da Luz, en Portugal mientras sus padres cenaban a pocos metros de la habitación en la que ella se encontraba.

La declaración de un policía que trabajó desde el primer momento cambió el rumbo de los investigadores.

Las autoridades pusieron la lupa sobre Christian Brueckner, quien es en la actualidad el único sospechoso del secuestro.

El Tribunal de Braunschweigel lleva adelante la causa por la desaparición de la menor donde el detective Mark Draycott, se presentó para prestar declaración. Él se dedicó a investigar el caso en la búsqueda denominada Operación Grange, iniciada en 2011.

En su relato, el agente brindó un detalle que puede dar un nuevo giro en la investigación.

Se trata de un mensaje en un contestador, que dejó Helge Busching, un hombre que conoció a Brueckner en el Hotel Algarve (donde se hospedó la familia MacCann) durante los 2000, y desde entonces mantuvieron una amistad.

El hombre en cuestión se comunicó con la policía británica en el 2017, “en aquel entonces todavía teníamos un número de teléfono público que se publicitaba en todo el mundo. El público podía llamar para informar sobre la Operación Grange, la investigación para dar con Madeleine McCann. El 18 de mayo revisé el contestador y había un mensaje”, comenzó el detective.

“Dijo que tenía información y dejó un número de celular griego. Luego llamé a este número y hablé con un hombre que ahora sé que es Helge Lars Busching. Se refirió a sí mismo como ‘Lars’ y me dio información en relación con Madeleine”, agregó.

Bursching contó que Brueckner le aclaró, sin más precisiones, que “ella no gritó”.

Nadie escuchó a la nena en la noche en la que desapareció.

El detective se mantuvo en contacto durante dos días para coordinar el viaje para prestar declaración ante la justicia.

“A medida que continuaba la línea de investigación, estuvo feliz de dar una declaración a la policía británica. Dijo que tuvo una conversación con Christian en el Festival de Orgiva en 2008. Esa conversación fue en relación con la Operación Grange”, detalló el agente.

Brueckner niega los cargos en relación con el caso Madeleine McCann.

En la actualidad cumple una condena de siete años por la violación de una anciana en el 2019 y al mismo tiempo está siendo acusado de una serie de ataques sexuales en Portugal entre el 2000 y 2017.

Seguir leyendo