Santo en la Web y en la Red

24 de junio, 2024

Rania de Jordania. De padres palestinos, asegura desde sus redes que “el mundo no puede permanecer en silencio”.

Su marido el rey Abdalá advierte que no recibirá a refugiados.

La reina Rania de Jordania nació en Kuwait, pero en el seno de una familia palestina que huyó de Cisjordania para instalarse allí.

Su infancia fue en la aldea de Denabe, en el corazón de Palestina.

La reina de una nación donde el 60% de la población es de origen palestino no ha ocultado nunca su apoyo a su país de origen en las sucesivas crisis humanitarias que ha sufrido en los últimos años y una vez más ha vuelto a usar sus redes sociales para hacerlo.

Algo que ya le ha traído problemas en el pasado y que choca con el apoyo de otras naciones que recibe Israel.

Tiene más de diez millones de seguidores en Instagram, la esposa del rey Abdalá ha publicado sendos posts con vídeos de sus declaraciones de 2009 cuando se produjo una guerra de varias semanas en Gaza. “Catorce años y cinco guerras después, es desgarrador ver lo poco que ha cambiado. El mundo no puede permanecer en silencio. Esto tiene que parar”, es el contundente mensaje con el que acompaña a las imágenes. En el vídeo podemos ver a una joven Rania citar el artículo primero de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en su totalidad dice: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.


La reina de Jordania continúa narrando cómo Gaza lleva 56 años viviendo ocupada por Israel, actualizando a fecha de 2023 los datos de 2009, asegurando que sus ciudadanos viven bajo “un continuo y cruel ataque militar”, antes de preguntarse si es que los palestinos no tienen derechos humanos.



En otro vídeo grabado para la Agencia de la ONU para refugiados palestinos, relató con crudeza el día a día de miles de personas en Gaza. “Está abarrotado de gente. Está sucio. Huele a cloacas. Hay ratas. El hedor es insoportable. Tu casa ha volado por los aires. Las carreteras están destrozadas, bloqueadas y son peligrosas. Nubes asfixiantes de polvo quitan la respiración. La gente está aterrorizada, paralizada por el miedo. Apenas tienes comida para superar el hambre. Llevas días sin agua potable. La electricidad no funciona”, se oía decir a la reina.

Poco antes se pronunciaba su marido, cuando echaba por tierra las esperanzas del canciller alemán, Olaf Scholz, de que los países árabes vecinos pudieran acoger a los refugiados palestinos que huyen de la Franja de Gaza antes de la ofensiva terrestre anticipada por el ejército israelí.

“Se trata de una situación de dimensión humanitaria que debe abordarse dentro de Gaza y Cisjordania, y no intentar cargar el reto palestino y su futuro sobre los hombros de otras personas”, ha dicho el soberano.

“Creo que puedo hablar aquí en nombre de Jordania, pero también de nuestros amigos de Egipto. Esta es una línea roja… Ni refugiados a Jordania ni refugiados a Egipto”, aseguró

Seguir leyendo