Santo en la Web y en la Red

24 de junio, 2024

Sarah Ferguson, Con un vestido de 15.500 euros, se enojó con el público de la Gala amFAR.

No le prestaban atención.

En la 77ª edición del Festival de Cine de Cannes y como es tradición, la Gala amfAR, que recauda fondos para la lucha contra el sida. Al evento asistieron multitud de rostros conocidos entre los que destacó el de Sarah Ferguson.

La royal se dejó ver en la alfombra roja de muy buen humor y luciendo un espectacular diseño con el que no pasó desapercibida.

Escogió para la ocasión un vestido de cóctel, de Lilith, confeccionado a medida y valorado en 15.500 euros. La prenda contaba con finas mangas que caían a modo de capa, así como adornos de pedrería que formaban brillantes figuras florales.

Completó su estilismo con unos pendientes de perlas a juego con el color del vestido, y con un brazalete de oro adornado con los nombres de sus hijas, Beatriz y Eugenia, un gesto que ya se vio en otras mujeres de la familia real británica como Meghan Markle o Kate Middleton, quienes también han lucido joyas con los nombres grabados de sus hijos, en alguna ocasión.

La sonrisa de Ferguson se borró de su rostro minutos más tarde, cuando se subió al escenario durante la gala con la intención de que saliera a subasta un retrato de la difunta reina Isabel II, una obra realizada por Chris Levine y cuyo precio de salida, con fines benéficos, era de 475.000 euros.

Mientras Sarah Ferguson se dirigía al público, este hablaba por encima de ella, sin atender a sus palabras, algo que enfureció a la exmujer del príncipe Andrés.

Tanto que perdió la calma y les ordenó, micrófono en mano y con seriedad, que guardaran “silencio” y que pararan de hablar. “¡Para, para, para!”, repitió en varias ocasiones.


Seguir leyendo