Santo en la Web y en la Red

23 de febrero, 2024

Sarah Ferguson. Tiene cáncer de piel. Antes fue operada por cáncer de mamá.

“Naturalmente otro diagnostico de cáncer ha sido un stock pero estoy de buen humor y agradecida por los muchos mensajes de cariño y apoyo”.

Sarah Ferguson la exesposa del príncipe Andrés “ha estado reuniendo fuerzas en Austria y ahora está recibiendo el apoyo de su familia” tras las noticias sobre su salud que que recibía tan solo unos meses después de tener que someterse a una operación de cáncer de mama.

La duquesa de York ha ofrecido sus primeras palabras tras conocerse diagnóstico de cáncer de piel.

Ferguson, de 64 años, se le detectó un melanoma maligno después de que se le extirparan varios lunares durante una operación reconstructiva tras la mastectomía a la que se sometió en junio.

Uno de ellos fue identificado como cancerígeno y ahora se está sometiendo a nuevos controles médicos para asegurarse de que el cáncer se ha detectado en sus primeras fases.

Desde su cuenta de Instagram y junto a una foto en la que aparece sonriente mientras pasaba unos días en el país centroeuropeo, Sarah comienza diciendo que se ha tomado “un tiempo para mí misma porque me han diagnosticado un melanoma maligno, una forma de cáncer de piel, mi segundo diagnóstico de cáncer en el plazo de un año después de que me diagnosticaran cáncer de mama este verano y me sometiera a una mastectomía y cirugía reconstructiva”.

“Fue gracias a la gran vigilancia de mi dermatólogo que el melanoma fue detectado a tiempo”.


“Naturalmente, otro diagnóstico de cáncer ha sido un shock, pero estoy de buen humor y agradecida por los muchos mensajes de cariño y apoyo”.

Termina su comunicado asegurando estar “increíblemente agradecida” a los distintos equipos médicos que “me han apoyado a lo largo de estas dos experiencias con el cáncer”.

Asegura estar descansando junto a su familia y confiesa sentirse “bendecida por contar con su amor y apoyo”.

Seguir leyendo