Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER
miércoles 19 de junio, 2019
Invitado

NESTOR PITROLA. Alberto Fernández-Cristina Fernández es una fórmula para el FMI.

El anuncio de la fórmula que realizó Cristina Fernández, presentada por propios como «necesaria para ganarle al macrismo», develó rápidamente su verdadero programa.

Desde el propio video utilizado para el lanzamiento, Cristina Fernández insiste en que «la amplia unidad» es necesaria para «gobernar». Es decir, una ofrenda a la gobernabilidad fondomonetarista, tanto actual como futura. Léase: cumplir con los compromisos asumidos por el macrismo con el Fondo Monetario Internacional y el capital financiero: el pago de la deuda, la reforma laboral flexibilizadora, la segunda reforma previsional contra los jubilados y el Anses. En el mismo sentido se pronunció Alberto Fernández en las entrevistas periodísticas publicadas el día después del anuncio.

Alberto Fernández-Cristina Fernández es una fórmula armada tras las presiones del FMI y los “mercados”, que en 15 días fugaron 8 mil millones de dólares del país. Alberto Fernández no tiene votos ni construcción política. Como jefe de gabinete de Néstor Kirchner jugó un papel central en la reestructuración de la deuda en default, reconociendo títulos totalmente desvalorizados. Su ruptura con el kirchnerismo estuvo directamente vinculada al conflicto con el capital agrario. El mérito de Alberto Fernández es ser un hombre de confianza de los bancos, los fondos de inversión y el capital financiero. La anunciada, es una lista electoral en favor de las demandas de la clase capitalista para asegurar la continuidad del FMI.

No se trata de una «maniobra genial» sino de un rumbo preanunciado después de apoyar a los candidatos provinciales del PJ. Ahora, esperan el apoyo de los gobernadores que le votaron a Macri las 100 leyes del ajuste y, lejos de enfrentarlo, cogobernaron aplicando el ajuste en sus provincias.

Cuando el país camina en la cornisa del default como resultado del fracaso de los planes del FMI, Cristina Fernández sale a dar garantías de que los recursos del país se pondrán para pagar los costos de la fuga de capitales y no para el desarrollo nacional. Raudamente salieron a brindar su apoyo fueron los progresistas K que admitieron ir detrás de un programa de rescate del capital financiero.

El “pacto social” que convoca a emular en el vídeo, después de anunciarlo en la presentación de su libro en la Rural, debutó con el congelamiento de salarios y buscó descargar la crisis del momento sobre las espaldas de los trabajadores.  El conjunto de la burocracia sindical ha anunciado su apoyo a esta fórmula, comprometiendo el control de los trabajadores en un eventual gobierno. El programa de Alberto Fernández y Cristina Fernández es una trampa para los trabajadores. El Partido Obrero defiende una alternativa de los trabajadores ante las variables (oficialista y opositora) de acuerdo con el FMI y llama a una gran campaña para reforzar la lucha por una salida a la crisis que tenga por eje la ruptura con el FMI, la nacionalización de la banca y los recursos estratégicos, como parte de un plan económico, social y político de los trabajadores que parta de la satisfacción de sus reivindicaciones más urgentes.

Invitado
Néstor Pitrola
Dirigente Partido Obrero