Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER
viernes 23 de agosto, 2019
Invitado

ALELÍ PEIRÓ. Alice y Alexander, un ejemplo de valores con capacidades especiales.

La palabra crisis viene del griego y significa (“κρίσις”): con el significado de “separación”, “distinción”, “elección”, “discernimiento”, “disputa”, “decisión”, “juicio”, “resolución”, “sentencia”.

Etimológicamente al menos, crisis es todo lo contrario a aceptar un destino inevitable. El tiempo de la crisis es el de la decisión, la inteligencia y la valentía, la oportunidad de tornar lo negativo en positivo y superar la adversidad para hacerse más fuerte. Así lo entienden Alexander y Alice una pareja de deportistas venezolanos con capacidades especiales que huyeron de Venezuela en bicicleta. A ambos le amputaron luego de un accidente su pierda derecha, pero eso no fue un impedimento en su vida, ni tampoco lo fue la terrible crisis que vive su país.

Ellos son un ejemplo de los valores más elevados del ser humano como el compañerismo, el amor, la unión, la ayuda al prójimo,  la vida sana,  el deporte, el deseo de superación, la resiliencia en oposición a los más bajos como el  actual régimen ilegitimo  de  Maduro  que asumió el poder luego de elecciones fraudulentas; que llevaron a un paradisíaco país del  Caribe a una crisis social, económica y política sin precedentes, marcada por la caída abrupta de su PBI, la hiperinflación, el aumento del crimen, el crecimiento de la pobreza, la escasez, la represión política apoyado por la irresponsable ayuda militar de algunos países interesados en las riquezas mineras, como el petróleo,   sin darse cuenta del  daño global que ocasiones y podría terminar drásticamente con la intervención de la armada estadounidense, luego del frustrado intento de Guaido de realizar un levantamiento armado contra el chavismo.

Alexander y Alice iban a competir en las Olimpiadas Internacionales de su país, por eso pudieron sacar el pasaporte, pero luego de un duro entrenamiento durante meses, una mañana les avisaron que dichas Olimpiadas fueron canceladas. Sin embargo la buena fortuna estuvo de su lado cuando conocieron a Evan Craf del Ciclo Vida Tour(https://ciclovidatour.com/index.html) un movimiento en América Latina que permita a personas de todo el mundo asociarse a ellos para  recolectar dinero y donarlos a Fundación Conin que lucha por los niños en riesgo social. Fue así como esta joven pareja pedaleo durante 30 días seguidos desde Viña del Mar, Chile, a través de la Cordillera de los Andes hasta llegar a la Argentina.

 “Extraño mucho mi país, me hace falta mi familia, mi hermano, mi papá, mi mamá.  La verdad no ha sido fácil pues desde que llegue a la a la Argentina lo único que he hecho es trabajar sin descanso. Allá en Venezuela me dedico al deporte, soy deportista de la selección Venezolana, mi novia igual y ambos llegamos acá con la esperanza de poder salir adelante y de poder ayudar a nuestra familia que quedó allá, ellos están viviendo una situación dramática. Acá se nos ha hecho difícil porque no tenemos ningún familiar, muy pocos conocidos, muy pocos amigos, y no tenemos apoyo de ningún tipo para conseguir un buen trabajo, para lo cual se necesita tener toda la documentación en regla, no tenemos ningún apoyo deportivo y nos gustaría contar con la ayuda de alguna entidad de acá de Córdoba o Argentina- comenta Alexander quien actualmente vive en Córdoba.

Argentina le abrió las puertas a la gran oleada de inmigrantes venezolanos, como siempre en la historia, nuestro país ha sido generoso y con posibilidades para todos- comenta un comerciante cordobés y agrega “los venezolanos son gente muy bien formada, respetuosa y trabajadora.”

Sobre la solución para su país Alexander comenta “La única seria que este gobierno que está ahora salga del poder, sería la posibilidad para Venezuela de salir adelante porque ellos son los que tienen el país hundido; cada día que pasa es más la pobreza, la hambruna, el desespero de las personas los niños muriendo en los hospitales, mucha gente cruzando las fronteras caminando durante días sin descansar hasta llegar a otro país sin saber que les espera. en algunos siendo víctima de ataques de xenofobia “Pero la vía no puede ser el ataque bélico, la guerra genera más guerra. Sería un caos mayor“ concluye.

El deporte para esta pareja ha sido una posibilidad de escape de la realidad, una herramienta para el desarrollo de sus capacidades frente a la adversidad, como es su incapacidad motriz y ante una sociedad venezolana que ha limitado su posibilidad de tener una vida tranquila y normal. Ellos son un símbolo de la realidad actual que atravesamos y debemos cambiar. ¿Pedalearemos junto a ellos?

Invitada
Alelí Peiró
Escritora