Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
domingo 22 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Invitado

Juan Pablo Chiesa. Seguridad social: Qué son las cargas sociales y cómo funciona su financiamiento.

El estancamiento absoluto fogueado por la gran presión impositiva de carácter brutal priva a la gente de tener capacidad alguna de ahorro y a los empresarios de contar con condiciones potables para potenciales inversiones.

Los aportes del trabajador y las contribuciones del empleador sirven para solventar las contingencias cubiertas por la seguridad social, tales como la salud, la vejez y la desocupación.

Operan como una especie de autoseguro y tienen carácter solidario ya que también solventan necesidades ajenas.

Estas contribuciones que realizan los empleadores, sean persona física o jurídica, se denominan cargas sociales. Es obligación abonarlas mensualmente al estado mediante la AFIP en concepto de impuesto al trabajo.

El impuesto de las cargas sociales está compuesto por los aportes y las contribuciones a la seguridad social.

Los aportes a la seguridad social son los impuestos de ley que todo trabajador tiene que soportar sobre la base de su sueldo bruto. Los mismos son retenidos por el empleador en concepto de agente de retención. No están contemplados los descuentos sindicales que son deducciones convencionales fijadas por los convenios colectivos de trabajo de cada actividad especifica.

Cada asalariado que tiene recibo de haberes, contiene una columna de descuentos, llamados aportes. Estos son: jubilación (11%); Obra social (3%) y PAMI (3%). Siempre sobre el sueldo bruto.

En cambio, las contribuciones a la seguridad social son impuestos que todo empleador debe abonar mensualmente a la AFIP. Debe pagar el veinticuatro por ciento de impuestos por cada dependiente a cargo. Se destinan a: Jubilación (10.77%); Obra social (6%); AAFF (4.70%); PAMI (1.58%) y el Fondo nacional de empleo (0.95%).

Las presentaciones de las declaraciones juradas de los aportes y contribuciones con destino a los distintos subsistemas de la seguridad social, deben efectuarse mediante un sistema informático que permite a los empleadores obtener la declaración jurada confeccionada sobre la base de los datos del período inmediato anterior a aquel que se declara, más las novedades registradas en el sistema “Mi Simplificación”.

Dichas presentaciones deben efectuarse únicamente mediante transferencia electrónica de datos vía Internet a través de la página de la AFIP, utilizando la clave fiscal de cada empresa.

La Argentina cuenta con un sistema de reparto a nivel nacional llamado SIPA (Sistema Integrado Previsional Argentino) y es obligatorio para todos los trabajadores en relación de dependencia y los no dependientes (autónomos y monotributistas). Es decir, es obligatorio para todo el empleo formal en Argentina.

En la última década, la presión impositiva se duplico. Entre la carga previsional e impositiva una empresa de impuestos y de cargas sociales paga casi el 150% al Estado. No solo en el plano económico, sino también en el plano social, institucional, político y laboral se encuentra en plena decadencia.

La presión impositiva se ha convertido en un perfecto sistema de opresión camuflada.

La presión impositiva no solo nos oprime, sino que es sentida por la población y a veces no nos damos cuenta, o peor si nos damos cuenta y terminamos siendo sufrientes de las impericias, negligencias e imprudencias de toda nuestra dirigencia política.

Debemos ser conscientes que Este gobierno no ha implementado ninguna política pública que apunte al empleo y a la inversión privada ni ha incentivado medidas legislativas acorde a la necesidad y a la cintura impositiva y tributaria.

Las reformas fueron ausentes, y en el peor de los casos, las principales reformas para crecer y desarrollarse no fueron capaz de implementarlas, reforma impositiva, tributaria y laboral, fueron obsoletas, ineficaces y desarticuladas en virtud de la infección viral que sufre económica actual.

Los políticos deben pensar en las próximas generaciones y no, en las próximas elecciones.

Cada emprendedor, comercio o pymes que cierra sus persianas se configura en una nueva familia más cerca de la pobreza.

INVITADO
Juan Pablo Chiesa
Abogado Laborista. UBA. Magister en Empleo y en Políticas Públicas.
Dirigente político y Presidente de Ap´titud Renovadora.