Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 17 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Invitado

Martha Wolff. Una gota de sangre es más importante que una de petróleo.

Hiroshima y Nagasaki. Las fotos mostraron destrucción, incendio, muerte.

Ucrania es igual y diferente a la vez en el intento de Rusia de destruirla.

Hiroshima y Nagasaki bajo bombas atómicas quedaron arrasadas en segundos.

Ucrania lo está siendo bajo bombas, ejército y cohetes a cuenta gotas.

Dos ejemplos de conquista, dominación y depredación.

Las vidas no importaron.

Los objetivos son lo importante.

Las pertenencias de los ciudadanos ucranianos y sus familias son descartables.

Los bienes naturales de la tierra y provincias perdidas o ganadas son indispensables.

Dos objetivos opuestos ante el espanto de la humanidad.

Las mujeres, los niños, los mayores, las mascotas, todos huyendo, es duelo sin municiones.

Los soldados, el hambre, el avance, los tanques, el saqueo y la violación suma cadáveres y ruinas.

Las fotos sobre Japón tienen olor a duelo escombros, personas incineradas, carbonizadas.

Las fotos sobre Ucrania muestran el odio a la vida cotidiana y a la riqueza de las cosas comunes.

Las bombas que caen son para destruir al otro, sus casas, sus medios de vida y comunicación.

Las estrategias de guerra son demostración de poder, de sumisión y  apropiación.

En Hiroshima y Nagasaki explotó todo y cuerpos en llamas se consumieron.

En Ucrania estalló una invasión y cuerpos enervados buscaron salidas de salvación.

Todas las guerras dejan la secuela de familias desmembradas, enlutadas, deshechas.

Todas las guerras guardan el sueño de conquistar.

El Holocausto fue un exponente de la máxima barbarie, hubo otros y seguirá mientras una gota de sangre sea más importante que una de petróleo.

Ucrania padece un infierno que el mundo creyó olvidar.

Se reconstruyó la AMIA sobre el atentado

Se reintegraron a la sociedad con la grieta del dolor los sobrevivientes de todo horror.

Se construyeron torres en lugar de las torres gemelas.

Una fuente de precipicio de agua que circula lleva el nombre de los fallecidos.

¿Ucrania volverá a ser un país propio, libre, independiente o Rusia le terminará de clavar un puñal?

Pena e interrogantes envuelve hoy al mundo ante este agravio al derecho de los pueblos a la independencia y a la libertad.

INVITADA
Martha Wolff
Periodista y escritora

EN ESTA NOTA: Martha Wolff Wolff Martha