Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER
lunes 25 de marzo, 2019
Invitado

MIGUEL ANGEL ICONOMOPULOS. Pileta de natación. La seguridad que deben tener.

El ahogamiento es la causa de muerte más frecuente en nenes de 1 a 4 años.


El agua es insegura, ¡claro que no! El agua es elegida por muchas personas como un espacio de entretenimiento y recreación, pero cuando no existen los mecanismos adecuados de control, puede convertirse en una trampa letal. La estadística mundial dice que cada 90 segundos alguien fallece como consecuencia de una asfixia por inmersión, siendo niños y jóvenes en su mayoría. En Argentina es la primera causa de muerte por accidentes en niños de 1 a 4 años. Cuando de cuidarnos en el agua se trata, tenemos que entender que cualquier actividad (colonia, piletas públicas, clases abiertas, etc.);  que se desarrolle en ese ámbito debe tener al menos estos pilares para su adecuado cumplimiento:

  • Condiciones del natatorio adecuadas a la actividad que se desarrolla. (entiéndase que toda actividad en el agua y fuera de ella debe ser segura y debe dar garantías el espacio para que pueda efectuarse sin riesgos para terceros) – Condiciones de seguridad & higiene; condiciones del agua, veredas perimetrales adecuadas; materiales ordenados; etc).
  • Cantidad de guardavidas acordes a la actividad que se desarrolla y a la cantidad de personas presentes en el recinto del natatorio (dentro y fuera del agua). Aquí debemos entender que si bien la consigna de la cantidad de guardavidas queda refrendado en el enunciado de leyes u ordenanzas municipales; ese debería ser el punto de partida para estimar cuántos guardavidas necesitamos  tener en un natatorio.
  • Perfil técnico de los guardavidas y la documentación correspondiente. (Todos los guardavidas deben tener su prueba de suficiencia física y su revalida de RCP y uso de DEA, actualizada y vigente). Sin embargo se deben pedir capacitaciones específicas cuando los trabajos lo requieran, por ejemplo los guardavidas que trabajan en colonias de niños o  tercera edad deberían conocer en detalle todos los aspectos preventivos que deben aplicarse a estos grupos etarios, sus problemáticas más comunes y las soluciones posibles.
  • Contar con un plan de contingencia para las emergencias. Muchos lugares carecen de este tipo de requisito; un plan de contingencia tiene no solamente los pasos a seguir en una emergencia, sino provee mucha información adicional que permite optimizar los recursos, mejorar la prevención y poner en marcha una respuesta cuando más se necesite.
  • Servicio médico de emergencias adherido. Que puede ser propio del lugar o contratado por el empleador para poder continuar con la cadena de vida en caso de una emergencia en tiempo real.
  • Capacitación del personal a cargo de niños y tercera edad. Todas las personas que se desempeñan en un ámbito acuático, deben saber maniobras de RCP y primeros auxilios. Esta condición permite tener una mayor conciencia en tiempo de planificar los juegos, traslados, actividades dentro del agua y fuera de ella.
  • Equipamiento adecuado. Contar con el equipamiento adecuado para que los guardavidas, médicos o personal responsable pueda asistir a una persona es clave en su supervivencia cuando de ahogados se trata. Contar con equipos de DEA u oxigenoterapia permite asistir precozmente a una persona en riesgo de vida.

Como verán existen varias instancias que permiten pensar en un modelo de prevención y asistencia en ámbitos acuáticos cuando las emergencias ocurren, sin embargo se debe poner más énfasis en el trabajo en equipo y tener un modelo a seguir para que los guardavidas apliquen en todas sus formas para maximizar la seguridad acuática.

La PREVISIÓN es una forma de entender qué puede suceder en un natatorio y desde ahí desarrollar una acción que optimice la seguridad.  Por ejemplo, si tenemos como único acceso al natatorio un ingreso por la parte más profunda de la pileta, deberíamos entender que existe un riesgo potencial; por lo tanto la PREVENCION es poner en marcha los mecanismos que permitan hacer de esa situación RIESGOSA, una situación controlada sin riesgo para ningún bañista que no sepa nadar.

Combinar Previsión y Prevención es una fórmula perfecta a la hora de pensar en una pileta segura. Igualmente, un número elevado de niños en su mayoría pierden la vida en piletas recreativas por negligencia de quienes deben asumir la responsabilidad de controlar y poner a disposición todos los recursos necesarios para impedirlo.

A veces los empleadores son quienes toman las decisiones en términos de mejorar su rentabilidad en el negocio cuando de piletas se trata; ¿y entonces dónde queda parada la seguridad? ¿Quién debió hacer los controles para que las piletas abran sus puertas al público?, ¿dónde y cómo está regulada la actividad en el interior del país? En síntesis: ¿cómo hacemos para pensar en una pileta o una colonia más segura cuando no hay una visión total y completa de la cuestión?

Los equipos multidisciplinarios como por ejemplo profesores, guardavidas, directivos de clubes, responsables de colonias, etc, cuando logran ver el tema de la seguridad desde un lugar en común,  entienden que un incidente grave en el agua es un antes y un después para todos. Y que la seguridad es un tema de todos, no solamente de los guardavidas.

Por último hacemos mención que tenemos un gran compromiso con la población cuando mencionamos temas referidos a prevención de accidentes acuáticos. El ahogamiento es una muerte evitable siempre. No dejar que una vida que se puede salvar sea una vida perdida. Más controles, mejores instalaciones, profesionales matriculados y el compromiso de toda la comunidad en informar y generar consciencia colectiva para que otros vivan.


Invitado
Miguel Angel Iconomopulos
Gerente de Seguridad – Megatlon