Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER
sábado 19 de octubre, 2019
Invitado

MUJER CON MAYÚSCULA Y mujer con minúscula.

En la lucha política de estos días  es notorio y ofensivo cómo una mujer, que fue presidenta de la Nación y ahora se postuló sola a vice, se ha dedicado a ofender y vociferar en contra de  María Eugenia Vidal. Pero sus ataques nos han sido políticos sino sobre su vida privada y la crianza de sus hijos. Su objetivo fue compararse con una mujer viuda, estado legítimo ante una divorciada, de burlarse de ella y compararla con un hada, virginal y otras ofensas que  no se ajustan al modelo de mujer populista y agresiva como ella. Lo triste de todo esto es que las que luchan por la igualdad de derechos con pañuelos verdes aplaudiera a una discriminadora que llegó a ofender a las mujeres argentinas que atienden a sus hijos en nuestros hospitales, demostrando que saca del país a su hija por incompetencia profesional, encubriendo su futuro ante la Justicia que la involucra. Y como broche de oro “otros” hablaron del vivir de la gobernadora en una guarnición militar por seguridad mientras la hija Cristina está custodiada en Cuba.  Y faltaba la opinión de deslenguado de Aníbal Fernández al preferir que sus hijos sean educados por un femicida antes que con María Eugenia Vidal.

Indudablemente estamos ante un desborde competitivo desprestigiando y no proponiendo nada, deporte conocido por los argentinos, pero haber llegado a la beligerancia en materia de modelos femeninos es de muy bajo nivel y peligroso. Es una muestra de lo que podría llegar a venir en materia de discriminación para idolatrar a un modelo de mujer que no es tal.

Para defender a toda mujer que llega a serlo por sus capacidades y luchas para ser ellas mismas va este poema de mí autoría.

La Libertad ya no es una Estatua

¿Por qué tiene que haber un Día Internacional de la Mujer? 
Porque se celebra la lucha de la mujer por su participación en pie de igualdad con el hombre.

 Pero es mucho más que eso… 
Una mujer atiende las 24 horas del día a sus seres queridos desde lo espiritual a lo material. 
Es la que sabe lo que a cada uno le gusta y necesita. 
La que cuando se levanta su mente es una sinfonía de menúes y una alacena a llenar. 
La que intuye lo que pasa antes de las palabras. 
La que teme y se asume en valiente. 
La que amanta al bebé y lo alimenta hasta que otra mujer lo haga. 
La que tiene tiempo para todo y para todos. 
La que vive de horarios con la recompensa del deber cumplido. 
La que tuvo que aprender a dividirse sin ser matemática. 
La que escribe en la computadora, habla por celular y tiene un reloj interno único. 
La que se divide en varios roles sin ser artista… 
La que aprendió con la práctica a ser esposa y madre. 
La que es incondicional en las buenas y en las malas. 
La que maneja y se equivoca y los hombres la piropean, pero mal. 
La que gesta y cría a sus hijos como egresada de la Universidad de la Vida. 
La que puede hacer varias cosas a la vez como si fuera un pulpo con sus tentáculos. 
La que con una caricia cura una fiebre y un dolor. 
La que de día es ama de casa y de noche amante casera. 
La que se tecnificó sin ser ingeniera. 
La que salió a trabajar a la par del hombre. 
La que con su independencia logró más dependencia del hombre al hogar. 
La que lo que toca es sinónimo de cariño. 
La que al ganar dinero dijo: basta de pedir plata. 
La que con un suspiro borra los malos momentos y sonríe dando seguridad. 
La que con esfuerzo y felicidad sumada a la suya es ella misma… 
La que decidió poner compartimentos a su corazón para un lugar propio. 
La que se asumió y coronó como Estatua de la Libertad y todavía falta mucho.

Pero hay otra Estatua que también honran las mujeres de hoy y es la alada Samotracia.

Que representa a Niké la diosa de la victoria.

De la lucha de las mujeres por igualdad de derechos para cambiar su historia impuesta social, económica y religiosa desde su creación a  partir de  una un costilla.

Y no a la par del esqueleto del hombre.

Hoy la mujer sabe que la felicidad es un estado individual.

Que una mujer puede ser íntegra si un hombre.

Qué es bueno que esté sola y dueña de su tiempo.

Que una mujer puede decidir ser madre sin tener un compañero.

Que algunas buscan en otra mujer su pareja.

Que puede elegir a su antojo al futuro padre de su hijo.

Que puede ser madre inclusive a edad avanzada.

Que no tiene que ser mantenida por un hombre.

Que el dinero no la esclaviza a ser propiedad privada de nadie.

Que puede ser señora de sí misma.

Que las mujeres salieron a la calle a gritar sus verdades y denunciar el maltrato de género,

de la sociedad y de los hombres que se han conflictuado frente a otro modelo que no es el ancestral.

Las mujeres se han transformado en Samotracias, en mujeres aladas en busca de Libertad.

Que no quieren que nadie les corte las alas.

Las mujeres luchan porque todavía rigen arcaicas injusticias laborales, sociales y religiosas

Por las que pelean para demostrar que ser Mujer es ser otra cosa.

Invitada
Martha Wolff
Escritora y Periodista

EN ESTA NOTA: Martha Wolff Wolff Martha