Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER
jueves 12 de diciembre, 2019
Invitado

SILVINA COTIGNOLA. “Mitos y prejuicios en discapacidad y patologías crónicas. ¿Cómo gestionar y no morir en el intento?”

Desde hace muchos años a consecuencia de la experiencia adquirida, pude advertir que el común de las personas (el conjunto de la sociedad) de manera tímida y diría hasta pudorosa, están convencidas que el padecer una discapacidad, cualquiera fuere su tipo y grado,como alguna
patología crónica que en sus estadíos más agudos puede derivar en dicha disfunción ,consideran que quienes integran dichos colectivos son seres humanos, dignos de protección, en lugar de favorecer la promoción de sus derechos, arguyendo que tal circunstancias los
encuadra en sujetos vulnerables, improductivos y
generalmente dependientes de algún otro (padre, madre, hijo, o cónyuge/conviviente. Lejos, muy lejos está,  de ser tal presunción una tangible realidad.Lo cierto es, que dicha construcción intelectual es producto de múltiples
causas: mitos y prejuicios, que no son más que creencias transmitidas de generación en generación y,  juicios anticipados, generalmente carentes de información fidedigna y respaldatoria. Atento al presente escenario social, sentí que mi labor profesional en el ámbito del
derecho, especializado en discapacidad, salud y familia, no alcanzaba, mas allá de poder amplificar tal mensaje a través de diversos medios de comunicación masiva en los cuales participo desde hace muchísimos años, entre ellos, el Programa Desde la Vida de la Tv Pública Argentina, único de la televisión abierta dedicado al abordaje de la discapacidad desde todos sus prismas. La radio, la gráfica y en los
últimos años la prensa digital, fueron también herramientas elegidas para divulgar tal problemática, pero siempre utilizando para ello, lenguaje simple, coloquial, y  accesible a todo tipo de público.


No solo pretendo llevar este mensaje a quienes transitan la
discapacidad, a sus familias y entornos directos, sino también a la comunidad en su conjunto, ya que ningún ser humano se encuentra exento de tener que transitar este mundo en algún momento de su vida. A raíz de esto, y cumpliendo una verdadera asignatura pendiente, pude plasmar, mucho de lo que vengo difundiendo desde hace años, es decir,información específica respecto a las distintas clases de discapacidades, sus principales problemáticas (coberturas, educación,inserción laboral, etc.) y procuré hacer lo mismo respecto de las siguientes 10 patologías crónicas, a saber:  artritis rematoidea, cardiopatías congénitas, epilepsia, esclerosis múltiple, enfermedades poco frecuentes, esquizofrenia, Parkinson, diabetes,
celiaquía y obesidad en mi primer libro.

La  obra que estoy presentando en los próximos días se titula “MITOS Y PREJUICIOS EN DISCAPACIDAD Y PATOLOGIAS CRÓNICAS. ¿COMO GESTIONAR Y NO MORIR EN EL INTENTO?”.

Es  una obra eminentemente práctica. Cuenta con normativa
específica,jurisprudencia aplicable a cada patología y modelos de escritos básicos para gestionar eficientemente algunos trámites tales como: coberturas de salud, inclusión educativa, etc. He puesto  foco también, en el alcance de los procesos judiciales de determinación de la capacidad, las situaciones especiales en las que se requieren apoyos y/o curadores, como así también, en el régimen de las internaciones, sean estas, voluntarias he involuntarias.
Cuando un individuo se encuentra empoderado legítimamente por conocimiento acabado de la normativa que sustenta el ejercicio de sus derechos, no existe duda alguna, que el resultado de cualquier gestión es previsiblemente exitosa y favorable. La pérdida de tiempo,
de costos y fundamentalmente malos tragos y enormes dolores de cabeza, ante recurrentes arbitrariedades de las que tales colectivos son víctimas permanentes,   pueden evitarse. Es por todo lo antedicho, y por la persuasión personal que sostengo a raja tabla,  “el ejercicio
de un derecho legítimo nunca constituye, un mero Privilegio”
. Cambiar el paradigma enquistado socialmente, dependerá de todos como miembros integrantes de una nación, aceptándolas diferencias como valores
superadores que enriquezcan al conjunto de los habitantes de nuestro país.

Dra. Silvina Cotignola
Abogada especializada en discapacidad, salud y familia

s