Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 20 de mayo, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Ver más...

Policiales

7 agentes penitenciarios golpeados con palos y amenazados con un arma de fuego.

Tenían que trasladar a un preso que estaba con prisión domiciliaria y violo las condiciones impuestas. Se fugó.

Un preso que estaba con prisión domiciliaria fue «rescatado» por sus familiares y vecinos de un asentamiento de Bernal tras atacar a golpes y amenazas con armas de fuego a integrantes de una comisión del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que fue a buscarlo a su casa para trasladarlo a un penal.

Había violado las condiciones del arresto domiciliario que le impuso la Justicia.

Jonathan José Agüero Olmos, quien desde el 25 de marzo de 2021 cumplía con arresto domiciliario bajo monitoreo electrónico en su domicilio de la calle Pilcomayo al 600, de la Villa Itatí, había sido revocado por un Tribunal Oral en lo Criminal 5 de Quilmes que debía juzgarlo en los próximos días y temía que pudiera fugarse.

El preso gozaba de la morigeración de su prisión preventiva por disposición de un juzgado de Garantías de Quilmes, en el marco de una causa por «robo agravado por el uso de arma cuya aptitud para el disparo no puede tenerse por acreditada y por su comisión en poblado y en banda».

Para acceder a ese beneficio, que incluía salidas laborales, la Justicia le había impuesto distintas condiciones, entre ellas presentarse a trabajar en una cooperativa de ese asentamiento, aunque el detenido las incumplió.

Agüero Olmos estaba con monitoreo electrónico, la Justicia determinó que había violado el arresto domiciliario en varias oportunidades.

Por tal motivo, el Tribunal Oral Criminal 5 de Quilmes, que iba a empezar a juzgar a Agüero Olmos el próximo 30 de marzo por el robo por el que estaba imputado y con prisión domiciliaria, ordenó -atento al riesgo de fuga- que se le revoque el arresto y ordenó su traslado a un penal bonaerense.

Por tal motivo 2 móviles de Traslado de Detenidos del SPB, apoyados por la policía de la zona, fueron a la casa del detenido, quien los recibió con una actitud «desafiante», por lo que fue reducido y esposado.

Pero en ese momento, primero familiares y después vecinos se aproximaron a los gritos y con palos atacaron a los siete penitenciarios presentes, a algunos de los cuales incluso bajaron a golpes y bajo amenazas con un arma de fuego de los móviles para evitar que se llevaran a Agüero Olmos.

La situación fue aprovechada por el propio detenido esposado, logró escapar del SPB, cuyos efectivos luego de varios minutos lograron salir del barrio de emergencia y fueron directamente a la comisaría de la zona para asentar la denuncia y dar la alerta a la fiscalía de turno de Quilmes sobre la fuga del detenido.