Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
viernes 6 de agosto, 2021
Policiales

8 presos se fugaron. 1 muerto. Un grupo comando atacó a los guardias del penal.

En la agresión utilizaron armas largas y una ametralladora.

Al menos 8 presos escaparon de la cárcel de Piñero, ubicada a poco más de 20 kilómetros al sudoeste de la ciudad de Rosario, cuando un grupo comando con ametralladoras atacó el Penal N°14.

En los enfrentamientos que se produjeron en el perímetro de la cárcel murió un interno, cuya identidad aún no trascendió. El ataque se produjo cuando un grupo externo se movilizó en tres vehículos y al llegar agredió con armas largas a los guardias del penal.

El escape fue registrado por un detenido desde su celda, filmado en video y viralizado por redes sociales. “Ahí se van los guachos, se re tomaron el palo. A la mierda la visita de mañana”, se lo escucha decir.

Los internos que logaron escapar usando una amoladora fueron identificados como Claudio Javier Mansilla (38), Alejandro Andrés Candia (35), Sergio Martín Cañete (35), Alejandro Antonio Schmittlein (40), Exequiel Rodolfo Romero (20), Joel Isaías Rojas (25), Martín Alejandro Cartelli (48) y Daniel David Piscione (31).

El primero, apodado «el Morocho», ya había protagonizado una fuga en mayo de 2011, cuando aprovechó una salida laboral para no volver al penal de Coronda. Fue detenido nuevamente tres meses después. Además, Mansilla enfrenta un juicio por 25 años de cárcel por un doble asesinato y es pariente de Alejandro «Chucky Monedita» Núñez, joven capo narco que también cumple condena en Piñero.

Candia, por su parte, ya se había fugado de un móvil del Servicio Penitenciario cuando 13 reclusos eran trasladados también hacia la cárcel de Coronda. Fue recapturado a la semana.

Tras la fuga, se emitió un alerta en localidades aledañas y al Comando Radioeléctrico de Álvarez.

SEGUIR LEYENDO.