Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
martes 6 de diciembre, 2022
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Policiales

María Marta. La fiscalía pidió prisión perpetua para Pachelo y no acusó a los vigiladores.

La defensa del ex vecino reclamó su absolución.

Los fiscales del tercer juicio por el crimen de María Marta García Belsunce pidieron que se condene a la pena de prisión perpetua a Nicolás Pachelo, a quien consideraron el «indiscutido autor del homicidio» ocurrido el 27 de octubre de 2002 en el country Carmel de Pilar.

Le pidieron a los jueces «que el caso no quede impune» y «que honren a la justicia».

En su alegato Patricio Ferrari, fiscal general adjunto de San Isidro, argumentó en base a 10 capítulos los puntos más relevantes del por qué Pachelo (46) debe ser sentenciado a prisión perpetua por los delitos de «homicidio triplemente agravado por haber sido cometido con el uso de arma de fuego, por su comisión criminis causa y agravado por alevosía en concurso real del delito de robo calificado por el uso de armas».

«Señores jueces, póker de ases, no existe un juego superador en esta partida, en la partida final. La escalera real la tuvo Nicolás Pachelo durante 20 años logrando su impunidad, y perjudicando a toda la familia. Señores jueces, el juego ha terminado. Como representante del Estado, de la sociedad y de las víctimas, exigimos que se condene a Nicolás Roberto Pachelo a la pena de prisión perpetua», dijo Ferrari mientras mostró un juego de cartas.

En la sala estaba viudo Carlos Carrascosa y los hermanos de la víctima Horacio García Belsunce e Irene Hurtig.

«Más de cuatro meses de juicio, más de 100 testigos, una docena de escuchas y una verdad demostrable, que Nicolás Pachelo es el indiscutido autor del homicidio de María Marta García Belsunce», dijo, con firmeza, Ferrari.

El fiscal dijo ante los jueces Federico Ecke, Osvaldo Rossi y Esteban Andrejín, del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de San Isidro que «María Marta necesita paz».

«El único conflicto y temor que tenía María Marta era el perro Tom. Ni Missing Children, ni su actividad solidaria, ni amores, ni odios, ni el dinero de Carrascosa lo único que le preocupaba era el secuestro de su perro», afirmó el fiscal general adjunto de San Isidro, ella creía que se lo había quitado Pachelo.

En el caso los vigiladores José Ortíz y Norberto Glennon, los fiscales finalmente desistieron de acusar por falta de pruebas que lleven a un certeza de culpablidad.

«Señores jueces, Pachelo va a volver a matar. Eso quedó dictaminado por las especialistas y por lo que se vio en el juicio. Si la muerte del padre de Pachelo – fue caratulada como suicidio y reabierta durante este debate- hubiese sido investigada como corresponde, hoy María Marta estaría viva», sostuvo Ferrari.

La fiscalía desacreditó una a una las coartadas presentadas por Pachelo a lo largo de estos 20 años que lleva la investigación del caso Belsunce, y principalmente hizo hincapié en el ticket del local El Mundo del Juguete con el cual el acusado intentó demostrar desde el primer día que al momento del crimen de la socióloga él estaba en la Capital Federal junto a su madre Silvia Ryan comprando un regalo para su hijo.

«El último acto de amor incondicional de una madre fue matarse al saber que no podría pronunciarse falsamente entendido que su hijo era el autor del crimen de María Marta. Decidió quitarse la vida porque no podía sostener la coartada», dijo el fiscal.

Con una foto de María Marta en una pantalla que estaba frente a todo el público presente en la sala de audiencias, Ferrari finalizó: «Señores jueces, los únicos momentos donde la soledad se siente verdadera es cuando el crimen queda impune. Terminemos con el cuento, la Justicia tiene un brazo muy largo y sabemos que siempre llega. Honren la Justicia como hicieron siempre y condenen al asesino de María Marta García Belsunce».

El damnificado, representado por el abogado Gustavo Hechem, adhirió al pedido realizado por Ferrari respecto a Pachelo, por el mismo delito, pero pidió que también sean condenados los vigiladores Glennon y Ortíz como «partícipes primarios».

Además la fiscalía pidió «por lo menos 15 años» para Pachelo por los 8 robos en distintos barrios cerrados por los que también está siendo juzgado.

La defensa de Pachelo aseguró en su alegato que “cuando se produjo la muerte de María Marta García Belsunce, la prueba ya la tenían lista” contra el principal imputado del crimen, señalaron que la fiscalía y la acusación “construyeron un personaje”, y pidieron su absolución.

La defensa hizo referencia a que María Marta “no denunció el robo del perro Tom”, al que vincularon a Pachelo con su desaparición, a mediados de 2001.

El defensor Rodríguez Jordán señaló que Pachelo “tiene el principio de inocencia” por lo que “no debe probar la culpabilidad” en el homicidio de María Marta mientras que enumeró una serie de situaciones en las cuales no está vinculada la acción del principal acusado.