Puntoseguido.com.ar | Santo en la Web y en la Red
INFO / ESPECTACULOS / DEPORTES / POLICIALES / POLITICA / ECONOMÍA / OTRO TEMA / INVITADO / LO QUE HAY QUE SABER / EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA / AYUDA SOLIDARIA / SONRILANDIA / REGIONALES
lunes 14 de junio, 2021
Policiales

Acuchilló a su madre y a su hermana de 9 años.

Intento incendiar la vivienda. Se presentó en una comisaria y confesó ser el autor del doble crimen

Una mujer de 45 años y su hija de 9 fueron asesinadas a cuchillazos en una casa cerca del puerto de Mar del Plata.

Un hijo mayor de edad se entregó en una comisaría y confesó haberlas asesinado.

El hecho ocurrió en una casa en Triunvirato al 800, en el barrio Villa Lourdes, y los cuerpos fueron hallados por personal de bomberos que se acercó al lugar por el reporte de un principio de incendio en la cocina.

Tanto Laura Verónica Sánchez como su hija presentaban lesiones visibles de arma blanca.

Según dijo en el lugar del hecho el fiscal Leandro Arévalo las víctimas convivían allí con otro hijo de 23 años de la mujer, hermano de la niña, y también con la pareja de ella y un hijo suyo.

De acuerdo a la investigación, el hombre y su hijo salieron de la casa por la mañana para ir a realizar compras.

Al regresar minutos advirtieron que salía un poco de humo de la vivienda, por lo que alertaron de inmediato a los bomberos, que en pocos minutos extinguieron un foco ígneo menor.

Al recorrer la casa, los bomberos y efectivos de la Comisaría 3ra. que también se acercaron al lugar, encontraron los cadáveres de la mujer y de la nena, mientras que el hijo de la mujer ya no estaba.

El fiscal consideró que el incendio «habría sido originado intencionalmente para borrar huellas y evidencias», aunque el fuego «no llegó a cobrar fuerza como para llevarse los rastros».

Cerca de los cuerpos fueron halladas además algunas prendas de vestir y un cuchillo con manchas compatibles con sangre, que podría tratarse del arma homicida.

La principal sospecha apuntó desde el primer momento a que los femicidios pudieron haber sido cometidos por el hijo de la mujer, quien comenzó de inmediato a ser buscado mientras Policía Científica trabajaba en el lugar del crimen.

Arévalo ordenó además a la policía la búsqueda de testigos que pudieran haber escuchado gritos o pedidos de auxilio.

El joven buscado se presentó por su cuenta en la Comisaría 1ra, en el macrocentro.

El sospechoso, identificado por la policía como Matías Nahuel Paz, ingresó a la guardia de la seccional y pidió a los gritos ser atendido por el responsable de la dependencia, y luego dijo llorando que era el autor de ambos crímenes.

Presentaba un corte en la mano derecha y manchas hemáticas.

Fue trasladado a la Unidad Penal 44 de Batán, posee antecedentes por «portación ilegal de arma de uso civil, encubrimiento y violencia familiar», aunque, «no contra las víctimas de este hecho».